Mensajes revelan nexos de las FARC en la región

06/29/2010 1:27 AM

06/29/2010 1:22 PM

Un mensaje dice: "El miércoles o jueves se haría entrevista con la presidente de Panamá. De ahí parto a Cuba donde espero conversar con el profesor''.

En otro se lee: "Hoy lunes salgo en la noche a La Habana, de ahí a Panamá o Venezuela, luego República Dominicana y regreso a La Habana para volar a Colombia el 27''.

Estas, que podrían ser anotaciones de una apretada agenda de un canciller latinoamericano, son algunas de las novedades que reportaba en una gira por la región en el 2000 el comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Raúl Reyes, según reveló el domingo el diario La Prensa de Panamá.

Basándose en un estudio de los servicios de inteligencia de Colombia del computador incautado a Reyes, el diario denunció que los gobiernos de los presidentes Mireya Moscoso (1999-2004) y Martín Torrijos (2004-2009), habrían mantenido contactos con las FARC y habrían ofrecido protección a guerrilleros arrestados.

Ambos mandatarios negaron cualquier acercamiento con las FARC.

Los mensajes, algunos de los cuales fueron conocidos el lunes por El Nuevo Herald, reflejan una febril actividad de los líderes guerrilleros para asegurarse refugio y proteger dinero y propiedades en el país vecino, con el cual Colombia comparte una frontera de 266 kilómetros.

Los 34 mensajes electrónicos obtenidos por La Prensa están fechados entre el 2000 y el 2008 y contienen varias referencias a reuniones de las FARC en Cuba.

Algunas de las giras internacionales de los guerrilleros citadas en los mensajes ocurrieron en momentos en que el gobierno del presidente Andrés Pastrana (1998-2002) discutía un acuerdo de paz con las FARC.

Reyes no identificó a "el profesor' con quien se reuniría en Cuba en el 2000.

Al año siguiente, un mensaje de las FARC firmado por Esperanza explicó que buscaba financiación para un viaje de delegados de Cuba para una reunión que no describió.

"Voy a hablar con Robertico cubano, el reemplazo de Rubén para que la embajada envíe un delegado'', afirmó Esperanza.

Según los mensajes, el acercamiento con el gobierno panameño se gestó en el 2000.

"La Presidenta de Panamá dice que puede recibirnos los primeros días de septiembre. La comunicación se hizo por medio del jefe de seguridad del gobierno panameño, quien recibió a Relámpago y ofrece garantías para nuestra visita oficial a su país'', informó Reyes el 11 de agosto a su jefe Manuel Marulanda Vélez, alias Tirofijo.

La reunión con Moscoso no se logró, pero un delegado de las FARC tuvo encuentros con un asesor de la presidencia y con el "jefe de seguridad de Panamá''.

Un contacto de las FARC no identificado informó a Reyes que asistió a la reunión sin ningún control de seguridad.

"El gobierno no se opone a la presencia de los guerrilleros en la frontera'', reportó el contacto y luego Reyes precisó que la condición consistía en que ‘‘lo hicieran en función de conseguir comida y algunos elementos, pero que debían hacerlo de civil''.

En declaraciones a La Prensa, Moscoso negó las implicaciones de los mensajes.

"Tanto al gobierno de Colombia como al presidente Alvaro Uribe les consta que mantuvimos continua y asidua colaboración en materia de seguridad y de combate al crimen organizado'', dijo Moscoso.

En cuanto a Torrijos, el acercamiento con las FARC supuestamente fue iniciativa del gobierno, según Reyes. El jefe guerrillero escribió que "el gobierno de Panamá, por intermedio de Venezuela, solicitó entrevista con las FARC'' para resolver la situación de dos detenidos que sospechaban que eran guerrilleros.

"De ser cierto procederán a liberarlos'', escribió Reyes.

Torrijos negó "terminantemente'' a La Prensa que tanto él como su gobierno hayan tenido cualquier colaboración con FARC.

"En ningún momento nosotros apoyamos a las FARC, nosotros siempre estuvimos cooperando con el gobierno colombiano en contra de las FARC'', dijo Torrijos.

Súmese a la Discusión

El Nuevo Herald tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que cubrimos. Los comentarios que haga pueden ser publicados tanto en nuestro sitio en línea como en el periódico. Lo invitamos a que participe en un debate abierto sobre los asuntos del día y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.

Términos del Servicio