No hay que caminar mucho por el caserio de la Candelaria para tropezarte con montones de pequeños que perdieron a sus padres , sucios, mal alimentados, mal vestidos.
No hay que caminar mucho por el caserio de la Candelaria para tropezarte con montones de pequeños que perdieron a sus padres , sucios, mal alimentados, mal vestidos.
No hay que caminar mucho por el caserio de la Candelaria para tropezarte con montones de pequeños que perdieron a sus padres , sucios, mal alimentados, mal vestidos.

Colombia y el síndrome del paraíso

05 de octubre de 2007 03:49 PM

More Videos