Rafael Correa en medio de la multitud. Tras ser agredido con bombas lacrimógenas por los policías, Correa se encontraba en 
un hospital policial, donde los amotinados lo mantienen cercado.
Rafael Correa en medio de la multitud. Tras ser agredido con bombas lacrimógenas por los policías, Correa se encontraba en un hospital policial, donde los amotinados lo mantienen cercado.
Rafael Correa en medio de la multitud. Tras ser agredido con bombas lacrimógenas por los policías, Correa se encontraba en un hospital policial, donde los amotinados lo mantienen cercado.

Correa se niega a negociar con los policías sublevados

30 de septiembre de 2010 01:46 PM