Vista de una paella servida en el restaurante O'Kitchen, de Holey, que gestionan los cocineros Diego Rossini y Gastón Palacios, dos chefs argentinos que sortearon la crisis económica de su país y luego la de España se han abierto camino a base de paellas y ceviches, al frente de un restaurante de cocina mediterránea en Bangladesh que en un año se ha convertido en referente en Dacca. En un país donde muchos de sus 160 millones de habitantes comen hasta tres veces arroz al día no es tan sencillo como podría parecer colocar la paella y otros platos clásicos de la cocina española y occidental.
Vista de una paella servida en el restaurante O'Kitchen, de Holey, que gestionan los cocineros Diego Rossini y Gastón Palacios, dos chefs argentinos que sortearon la crisis económica de su país y luego la de España se han abierto camino a base de paellas y ceviches, al frente de un restaurante de cocina mediterránea en Bangladesh que en un año se ha convertido en referente en Dacca. En un país donde muchos de sus 160 millones de habitantes comen hasta tres veces arroz al día no es tan sencillo como podría parecer colocar la paella y otros platos clásicos de la cocina española y occidental. IGOR G. BARBERO EFE
Vista de una paella servida en el restaurante O'Kitchen, de Holey, que gestionan los cocineros Diego Rossini y Gastón Palacios, dos chefs argentinos que sortearon la crisis económica de su país y luego la de España se han abierto camino a base de paellas y ceviches, al frente de un restaurante de cocina mediterránea en Bangladesh que en un año se ha convertido en referente en Dacca. En un país donde muchos de sus 160 millones de habitantes comen hasta tres veces arroz al día no es tan sencillo como podría parecer colocar la paella y otros platos clásicos de la cocina española y occidental. IGOR G. BARBERO EFE

La paella de alta cocina busca su espacio en el arrocero Bangladesh

07 de diciembre de 2015 12:53 PM

More Videos

  • Reconocido chef venezolano Carlos García abrirá restaurante en Miami

    El chef venezolano Carlos García –cuyo restaurante Alto, uno de los más renombrados del mundo, queda a solo dos cuadras del mismo centro de las demostraciones en Caracas– pronto abrirá su segundo restaurante, Obra, en Brickell.