Deportes

El Heat se deshace de Antoine Walker

Antoine Walker. AP
Antoine Walker. AP

A veces porque estaba fuera de forma física, en otras porque parecía desganado sobre el tabloncillo y casi siempre porque no contribuía lo que se esperaba de él, pero Antoine Walker era un dolor de cabeza para el Heat de Miami. Ya no más.

El equipo envió ayer al controversial delantero a los Timberwolves de Minnesota como parte de un paquete que involucra a cinco jugadores y que busca desesperadamen pone al Heat a la altura de sus rivales en la Conferencia Este.

Junto a Walker se marcharon el centro Michael Doleac y el delantero Wayne Simien, además de una futura elección en el draft; mientras que los Timberwolves enviaron a Miami al escolta Ricky Davis y al pívot Mark Blount.

No por gusto esta transferencia se produce luego de que el Heat finalizara sus siete encuentros de pretemporada sin ningún éxito, pero más allá de eso, dejando entrever demasiadas carencias ofensivas y defensivas.

El presidente y coach de Miami, Pat Riley, había suspendido a Walker a mediados de la temporada pasada por no cumplir con los requisitos de preparación física estipulados por el equipo y al comienzo de los entrenamientos de este año volvió a tomar una medida similar contra el jugador.

Walker, que vino a Miami en agosto del 2002 como parte del canje más grande en la historia de la NBA, parecía destinado a convertirse en la tercera opción del conjunto por detrás de Dwyane Wade y Shaquille O'Neal.

  Comentarios