Deportes

Cuba quiere apretar las tuercas ante violencia en los estadios de pelota

Las autoridades cubanas volvieron a advertir este martes sobre la violencia generada por jugadores y público en los estadios de béisbol en las últimas semanas, y sugirieron apretar las tuercas ante la apertura hoy de la serie final entre el campeón defensor, Santiago de Cuba, y Pinar del Río.

Medios locales han hecho un llamado para frenar la indisciplina entre los jugadores, árbitros y aficionados, pese a que no se comercializan bebidas alcohólicas en los estadios y la violencia no es un tema que tenga en jaque al deporte.

"Si las autoridades responsables del deporte no actúan con mayor energía, estas indisciplinas se estimulan. Por eso, la imperiosa necesidad de tomar medidas urgentes, no sólo de cara a la final entre santiagueros y pinareños", afirmó el martes Granma, el diario del gobernante Partido Comunista.

La "indisciplina social" cobró notoriedad el domingo en el encuentro de la semifinal occidental entre Pinar del Río y Sancti Spíritus, cuando varios jugadores, entre ellos el afamado lanzador Pedro Lazo, insultaron con fuerza a los árbitros en una prolongada discusión en el diamante.

En un artículo titulado "Pasión y cordura pueden ir de la mano", Granma dijo que la "indisciplina se enseñorea —todo se protesta— poniendo en tela de juicio la capacidad de los árbitros juego tras juego (...) convirtiendo el juego en un interminable y aburrido maratón".

La violencia afloró en los estadios desde 2006. Las autoridades policiales han detenido en varias ocasiones a aficionados que incluso han sido llevados ante tribunales y sancionados con penas de cárcel y multas tras interrumpir partidos locales de baloncesto, fútbol y béisbol.

Generalmente, los fanáticos lanzan botellas y otros implementos al terreno. También insultan de forma continua a los jugadores.

  Comentarios