Deportes

Comienzan a llegar a Moscú miles de fans ingleses para la final de la Champions

El desembarco masivo de aficionados ingleses con vistas a la final de la Champions que enfrenta el 21 de mayo al Manchester United y al Chelsea comienzóa en los aeropuertos de Moscú.

En torno al mediodía llegarán al aeropuerto de Domodédovo los primeros aviones con los seguidores del Manchester y a media tarde aterrizarán los hinchas del Chelsea en las terminales de Sheremétievo y Vnúkovo.

Desde los aeropuertos los miles de aficionados serán trasladados en autobuses a sus hoteles, bajo la estrecha vigilancia de varios centenares de policías moscovitas movilizados para la ocasión.

La UEFA repartió 42.000 entradas entre los dos equipos finalistas, cuyos clubes organizaron más de un centenar de vuelos chárter.

En todo caso, el jefe del comité organizador de la final, Alexéi Sorokin, auguró que el grueso de los aficionados ingleses llegarán a Moscú el día del partido y abandonarán la ciudad al término del mismo.

Los altos precios de los hoteles de Moscú, la ciudad más cara del mundo, los convierten en prohibitivos para la mayoría de los aficionados al fútbol.

El ministerio del Interior ruso informó de que 16 inspectores de Scotland Yard llegarán también hoy a la capital rusa para asesorar a las autoridades rusas en la gestión de las concentraciones masivas de hinchas.

"Se repartirán en patrullas móviles de dos policías cada una. Supervisarán el comportamiento de los hinchas. En caso de incidentes violentos, tomarán las medidas pertinentes", señaló un portavoz ministerial, citado por la agencia Interfax.

Con el fin de mantener ocupados a los hinchas, dos gigantescas ciudadelas se abrirán hoy en las inmediaciones del estadio olímpico Luzhnikí, sede de la final.

En esas ciudadelas los aficionados de los dos equipos finalistas podrán dormir, comer, ducharse y entretenerse, pero no beber alcohol, ya que eso está expresamente prohibido por la UEFA.

Mientras, en la Plaza Roja tiene lugar desde el sábado el "Festival de Campeones", que incluye partidos de fútbol, la exposición de la copa de la "Champions" y dos museos ambulantes sobre los equipos finalistas.

Los hinchas anglosajones no necesitan visado para entrar en Rusia siempre y cuando dispongan de entrada para asistir al partido, billete que deberán conservar para abandonar el país.

En los días previos al partido, un millar de policías se encargarán de garantizar el orden público en hoteles, transporte público, zonas turísticas, plazas y otros lugares donde puedan confluir los aficionados.

Los hinchas más violentos del Manchester United (83) y del Chelsea (69) no podrán viajar a la capital rusa para asistir a la final.

Esa lista negra fue elaborada por las autoridades británicas a partir de informes policiales sobre la participación de esos aficionados en actos violentos y otras violaciones del orden público.

Por razones de seguridad, el Luzhnikí habilitará un total de 69.500 asientos, quince mil menos de su capacidad.

POLICIAS INGLESES VIAJARÁN PARA IDENTIFICAR POSIBLES "HOOLIGANS"Policías británicos viajarán a Moscú para identificar a hinchas violentos del Manchester United o del Chelsea que hayan podido trasladarse a la capital rusa con motivo de la final de la Champions entre los dos equipos británicos.

"Un número de agentes especialistas en 'hooligans' del Chelsea estarán viajando para servir de apoyo a la policía local, actuando como 'observadores'", explicó una portavoz de la Metropolitan Police de Londres.

También un número de agentes de la Policía de Manchester se trasladarán a la capital rusa para alertar a las autoridades locales si detectan la presencia de "hooligans" que no tienen permiso para viajar al extranjero.

"Aunque la Policía de Manchester no tiene poder para detener en el extranjero y la responsabilidad última de la seguridad recae en las autoridades rusas, hemos estado reuniendo información sobre potenciales y conocidos alborotadores y los policías del cuerpo estarán en Moscú en una función de asesoramiento", dijo un mando policial de esa ciudad del norte inglés.

Además, policías de ambos cuerpos, tanto vestidos de paisano como uniformados, estarán destacados en los aeropuertos de Heathrow, en Londres, y de Manchester para impedir que viajen a Rusia hinchas sujetos a órdenes de prohibición para salir del país.

El objetivo es identificar e impedir la salida del Reino Unido de personas que han sido condenadas por desórdenes violentos en partidos de fútbol.

"Estamos mandando un mensaje claro a la gente que intenta viajar para cometer actos violentos de que se lo piense dos veces", dijo el inspector jefe de la comisaría de policía del aeropuerto de Manchester, Robert Tinsley, citado por la agencia local de noticias PA.

  Comentarios