Deportes

La perfección se llama Johan Santana

Johan Santana.
Johan Santana.

Nueva York demanda perfección de sus peloteros y Johan Santana no es la excepción.

El lanzador venezolano, que llegó como el gran salvador para los Mets de Nueva York durante el receso de campaña, ha realizado una campaña eficiente en su primer año en la Liga Nacional, sin embargo, ha recibido críticas en las cuales se dice que no es el mismo pitcher que llegase a dominar la Liga Americana.

"Yo creo que he sido consistente'', aseguró Santana, durante la reciente visita de los Mets al Dolphin Stadium para enfrentar en una serie de tres desafíos a los Marlins de Florida. "No puedo hacer nada para controlar la crítica. Estoy en todo caso contento porque creo que he hecho mi trabajo''.

Y los números -la medida que suele establecer las diferencias entre un buen año y uno malo- confirman la afirmación de Santana.

El merideño tiene efectividad de 2.93 y su foja de 9-7, sin dudas, debería ser mucho más llamativa de haber contado con más apoyo por parte de la ofensiva de los Mets.

La labor de Santana ha sido incluso comparable con la de sus mejores años con los Mellizos de Minnesota. En el 2006, cuando ganó su segundo premio Cy Young, el zurdo dejó 9-5 con 2.95 de efectividad en 131 innings en los que permitió 107 hits, 14 jonrones y entregó 24 boletos antes del Juego de las Estrellas.

¿Y este año?

Su porcentaje de rayitas limpias antes del clásico de julio fue incluso más bajo (2.84) y en 126.2 entregó 35 pasaportes, permitiendo 116 hits, 14 de ellos jonrones. Su balance fue de 8-5.

"Este año siento que soy más maduro y entiendo más la zona de strike que hace un par de temporadas'', aseguró Santana, quien también ganó el premio al mejor lanzador de su liga en el 2004, convirtiéndose en el primer venezolano en recibir esta distinción.

La mayor madurez también le ha permitido sortear las duras críticas de Nueva York con el mismo aplomo que exhibe cada cinco días en el montículo.

"Sin dudas hay diferencia entre el público y la prensa de Nueva York y el de Minnesota. Pero no me afecta. Sé como lidiar con eso y también entiendo que debo enfocarme en mi trabajo sobre el terreno de juego'', señaló Santana.

Uno de los señalamientos en su contra, de acuerdo a los scouts que lo catalogaban hace un año como el mejor pitcher del planeta, es que ha perdido entre tres y cuatro millas en su recta.

Santana prefiere minimizar esta afirmación.

"Lo único que puedo decir al respecto es que no importa lo duro que lances, sino la ubicación de tus pitcheos. Así es que se hacen los outs y se ganan los juegos'', apuntó.

Con esa filosofía, Santana busca cumplir la meta que realmente le quita el sueño, más allá de premios individuales. "Yo lo tengo claro, mi objetivo es llevar a este equipo a la Serie Mundial'', advirtió.

Y si Santana cumple con este propósito, seguramente en Nueva York le perdonen, que después de todo, no sea perfecto.



Envíe sus cartas y comentarios a:

lrangel @elnuevoherald.com



  Comentarios