Deportes

Pitcheo soberbio de Sánchez salva a Cuba del peligro taiwanés

Si Cuba gana el torneo olímpico de los Juegos de Pekín no será por la fuerza de su bateo, sino por un pitcheo que ha rebasado las expectativas y ha respondido en los momentos de mayor peligro.

Elier Sánchez se creció en el montículo y le regaló a la isla su cuarto triunfo consecutivo 1-0 al maniatar durante siete entradas al enigmático equipo de China Taipei en el estadio de Wukesong.

"Antes de subir al box hice un gran trabajo de concentración'', comentó Sánchez, quien se impuso a base de rectas y curvas en la zona baja. "Ellos son bateadores muy inteligentes que no se van con bolas malas. Sabía que debía trabajar fino'',

El camagueyano, que debutaba en Juegos Olímpicos, sólo admitió dos indiscutibles durante siete entradas antes de darle paso al relevista Norberto Gonzlez, quien se anotó su segundo juego salvado en el torneo al trabajar dos innings.

"Me siento en un grnan momento'', agregó Sánchez. "Abrir un juego en un torneo de esta envergadura es importante y mucho más si ganas el partido. Mi pitcheo estuvo en buena forma, las bolas rápidas se movieron bien y la defensa se portó impecable''.

Pero si Sánchez impresionó, su rival, el taiwanés Chen-Chang Lee, también estuvo hermético y confundió a los bateadores antillanos con sus movimientos envolventes encima del montículo.

Lee estuvo prácticamente imbateable, ponchó a siete y admitió tres imparables, pero cometió un error: una bola se le quedó en el medio de la zona y el jardinero cubano Frederich Cepeada no la perdonó.

Cepega pegó su primer cuadrangular del torneo en el séptimo episodio y le dio a Cuba una ventaja mínima que bastaría para el triunfo.

"Esta victoria nos costó, pero es de las que vale doble, porque nos mantiene en la cima del torneo'', indicó Cepeda. "Taiwán jugó duro y nos la puso difícil. Es un equipo joven, pero con coraje, y eso demuestra que la medalla para ganarla hay que sudarla bastante''.

Tras el vuelacercas de Cepeda, Lee salió del box y le cedió la bola al relevista Chang Chih-chia, quien no permitió más libertades, aunque ya nada había que hacer para revertir el marcador.

A pesar de todo, Lee dejó una tremenda impresión en los cubanos.

"No cabe duda de que Lee es un gran lanzador que tiene unos movimientos bastante complicados y diferentes a lo que nosotros estamos acostumbrados a ver'', reconoció el dirigente cubano, Antonio Pacheco. "De verdad que es un pitcher con mucha calidad, que tiene una recta muy buena y un slider tremendo''.

Con cuatro victorias en línea ante Japón, Canadá, Estados Unidos y Taiwán, Cuba volverá al campo del complejo deportivo Wukesong el lunes para medirse con Holanda.

En otro juego de la jornada, Estados Unidos vino de abajo para vencer 5-4 a Canadá y mantener vivas sus aspiraciones de medallas.

Doble impulsores de Brian Barden y Terry Tiffee cambiaron la decoración en la parte baja de la séptima entrada, cuando los norteamericanos perdían 4-3.

  Comentarios