Deportes

Muy pocos acompañan a los Marlins en su triunfo contra Atlanta

Marlins Hanley Ramirez rounds 3rd base as umpire  Sam Holbrook makes sure he touches the base as the Marlins beat the Atlanta Braves 5-3 at Dolphin Stadium...
Marlins Hanley Ramirez rounds 3rd base as umpire Sam Holbrook makes sure he touches the base as the Marlins beat the Atlanta Braves 5-3 at Dolphin Stadium... El Nuevo Herald

De más a menos. Así ha sido la temporada de los Marlins de Florida en este 2008. Prácticamente en todo.

El martes se vio la ofensiva más grande que ha presenciado el Dolphin Stadium en más de una década. Y ayer fue la presencia más pequeña en las tribunas del parque.

Frente a una "multitud'' de poco menos de 600 personas para el momento del pitcheo inicial, los Marlins despidieron a los Bravos de Atlanta con una victoria 5-3 sobre el conjunto que hasta hace pocos meses era uno de los que más atraía público al parque de Miami.

Y aunque se anunció en forma oficial que se habían vendido 11,211 entradas, para el primer episodio varios miembros de los medios de comunicación social contaron uno a uno la cantidad de aficionados en 589, sin contar los que se encontraban en las suites.

Este juego "íntimo'' y donde se escuchaba claramente el grito de cada aficionado, no pareció molestar a los peces que ganaron su primera serie en el Dolphin Stadium en más de un mes.

"La verdad es que no me di cuenta de cuántas personas había en el parque. A mi sólo me interesa el grupo de 30 peloteros que tenemos ahora'', apuntó el mánager Fredi González.

Hanley Ramírez atrajo los primeros aplausos del partido cuando disparó un largo jonrón por todo el jardín central en el tercer inning ante el entonces indescifrable mexicano Jorge Campillo, quien había blanqueado en siete entradas y con dos hits permitidos a los peces la última vez que los enfrentó.

Chris Volstad, entretanto, abrió por los Marlins y aunque se fue sin decisión terminó lanzando su séptima apertura de calidad de un total de 10 inicios que ha tenido en esta temporada.

"No me importa no haberme llevado la decisión. Lo más relevante ahora es que ganamos el partido y nos llevamos esta serie'', apuntó el derecho, quien en seis entradas permitió seis indiscutibles con tres anotaciones.

Los Bravos, que produjeron 16 anotaciones la noche anterior, abrieron fuegos en el cuarto al combinarse un triple impulsor de dos de Kelly Johnson con un doble de Jeff Francoeur.

Los peces ripostaron y empataron en la parte baja de ese inning cuando Cody Ross negoció boleto, se robó la intermedio y luego de dos outs, Dallas McPherson -haciendo su primera aparición como titular- recibió pasaporte. Josh Willingham y Jeremy Hermida conectaron sencillos seguidos para nivelar el marcador.

Mientras el mismo Volstad y el relevo de los peces maniataba a sólo un hit a los Bravos en los últimos cinco episodios, el conjunto de casa finalmente borró la paridad en el séptimo.

Hermida abrió con hit y se movió hasta la antesala por doble de Ramírez. John Baker recibió pasaporte intencional y con un out, Ross disparó sencillo por el medio que puso a los Marlins arriba. Un wild pitch del cubano Vladimir Núñez permitió la segunda anotación del episodio.

Joe Nelson lanzó el noveno para los Marlins para apuntarse su primer rescate del año y el primero también desde el 2006 cuando salvó nueve con los Reales de Kansas City.



Envíe sus cartas y comentarios a:

lrangel @elnuevoherald.com



Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios