Deportes

Spassky brinda en Bilbao por el fallecido Fischer

Boris Spassky, ex-campeón mundial de ajedrez, brindó por quien fuera su gran rival en la década de los 70, el norteamericano recientemente fallecido Bobby Fischer, en el transcurso de una comida con motivo de la Final de Maestros del Grand Slam celebrada en Bilbao.

Spassky, que invitado por la organización realizó comentarios sobre la marcha del torneo dotado con 400,000 euros en premios, que ganó el búlgaro Veselin Topalov, levantó su copa para brindar y homenajear a su eterno rival por la supremacía mundial del trono del ajedrez.

Fue Fischer -muerto el 18 de enero de este año- el que le arrebató el título mundial en 1972 (12,5 puntos frente a 8,5 en 21 partidas) en Reikiavik (Islandia) al final de una competición que, en plena 'guerra fría' entre el bloque de países occidentales y la URSS, despertó una enorme expectación "por el efervescente cóctel de juego-rivalidad y política'', recordó Spassky.

Por otra parte, según fuentes de la organización de la Final de Maestros de ajedrez, unas 80,000 personas, entre aficionados y curiosos, siguieron la lucha en los tableros durante los 10 días del torneo.

Además, alrededor de 1,500,000 entradas quedaron registradas en la página web del campeonato jugado en Bilbao, valorado como el más importante torneo de todos los tiempos -el primero de la historia del ajedrez FIDE con nivel 22, en función de la calidad de los jugadores-, habiendo sido seguidas las partidas a diario vía internet desde los cinco continentes.

Dado el altísimo nivel de la competición, los organizadores han admitido que tienen un difícil reto en el horizonte: superar la calidad media del sexteto de jugadores de este año en la Final de Maestros del Grand Slam de 2009.

  Comentarios