Deportes

Los Marlins siguen alimentando el milagro

Cameron Maybin anota una carrera.
Cameron Maybin anota una carrera.

Ocho. Ese fue el número anoche para los Marlins de Florida, que ganaron su octavo partido al hilo, se colocaron a ocho partidos por encima del récord de .500 y pisaron el plato en ocho ocasiones.

Y aunque el triunfo de 8-1 sobre los Astros de Houston no sirvió para ganar terreno en la lucha por avanzar a la postemporada -Mets y Filis salieron airosos-, los peces continuaron sumando jornadas de júbilo en una campaña que cada vez más se está acercando a un balance positivo para los floridanos.

El triunfo, ante 14,129 aficionados que presenciaron en el Dolphin Stadium el tercer encuentro de la serie, se conjugó gracias al accionar del triunvirato de Scott Olsen desde el montículo, y la ofensiva de los dos primeros bateadores Cameron Maybin y John Baker.

Olsen lanzó siete sólidas entradas en las que permitió que se le embasaran sólo cuatro hombres para apuntarse -y no podía ser de otra manera en la jornada cabalística del ocho- su octavo triunfo del año. Maybin, sustituyendo en el primer puesto de la alineación al lesionado Hanley Ramírez, logró el primer partido de su carrera con cuatro hits y además se embasó todas las veces que estuvo en el plato. Y Baker cosechó dos dobles con tres imparables y cuatro fletadas.

Los Astros, que parecen seguir sufriendo los embates del huracán Ike, anotaron primero cuando Hideki Matsui abrió el choque con doble y anotó por un roletazo al cuadro de Lance Berkman.

La novena floridana reaccionó rápidamente ante el joven dominicano Alberto Arias y en el segundo episodio luego de tres boletos seguidos, Baker pegó imparable productor de dos.

Dos innings luego, en el cuarto, Maybin anotó por biangular de Baker, quien pisaría el plato por otro tubey del mexicano Jorge Cantú.

En el sexto la combinación Maybin-Baker produjo dos más, aunque con la ayuda de un sencillo productor de Mike Jacobs. Cody Ross fletó dos más con doble en el octavo para poner cifras definitivas al ataque floridano.

Mientras tanto, en la acera contraria, Olsen desmoralizaba la ofensiva de los Astros, llegando a retirar hasta a 10 rivales contrarios en forma consecutiva para darle un triunfo a unos peces cuya puerta hacia la postemporada parece cerrarse con el pasar de las horas.

Sin embargo, y aunque la meta de jugar en octubre se está quedando corta, los peces sí pudieran cumplir otro objetivo que también parecía inalcanzable para cuando empezó la contienda: con dos triunfos más, en los 10 encuentros que le restan, los Marlins habrán asegurado una campaña con balance por encima de .500



Envíe sus cartas y comentarios a:

lrangel @elnuevoherald.com



Gracias por las memorias



JORGE EBRO

El Nuevo Herald

Mírenlos bien, llénense la memoria de ellos, porque es muy posible que muchos de estos Marlins no estén aquí para el comienzo de la próxima temporada. El bolsillo obliga y el nuevo estadio aún es un proyecto.

Con más de 15 jugadores enrumbados hacia el arbitraje al final de la campaña, a la franquicia le será imposible mantener el núcleo actual de jugadores a un costo de $22 millones, la cifra más baja de las Grandes Ligas.

Muchos de ellos, como Dan Uggla y Ricky Nolasco, recibirán fuertes incrementos, porque no habrá ningún árbitro ni ningún argumento que pueda disminuir sus logros individuales en la temporada.

Los peces se mantienen hoy en la lucha por asistir a los playoffs no por milagro de la providencia, sino por la actuación sostenida de la mayoría de sus miembros, que han rebasado las expectativas más remotas.

Con el primer infield de la historia que tiene a sus cuatro integrantes con 28 o más cuadrangulares, los Marlins han sido la sorpresa de la Liga Nacional, así como los Rays el asombro de la Americana.

Pero el precio es evidente. El valor de esos muchachos, en algunos casos, se triplicará, y el club no podrá extenderles un contrato como el del dominicano Hanley Ramírez.

Jorge Cantú ya está ido. Su producción ofensiva le ha ganado un nuevo impulso a su carrera. Gaby Sánchez anuncia el fin de la era de Mike Jacobs en la inicial, Cameron Maybin pudiera ser el nuevo dueño del jardín central...

Por eso, ahora que los Marlins comienzan hoy la serie final en casa contra los Filis, bien valdría la pena dejar la comodidad del sillón -los ratings de TV aseguran que los fanáticos sí existen- para ir al Dolphin Stadium y darles un aplauso a estos muchachos que han hecho más de la cuenta.



Envíe sus cartas y comentarios a:

jebro@elnuevoherald.com



Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios