Deportes

Con una derrota se despiden de casa los Marlins

EL JUGADOR 
más viejo de 
las Grandes 
Ligas, Jamie 
Moyer, de 45 
años, controló 
a los Marlins, 
en el triunfo 
de los Filis.
EL JUGADOR más viejo de las Grandes Ligas, Jamie Moyer, de 45 años, controló a los Marlins, en el triunfo de los Filis. El Nuevo Herald

El crepúsculo de la temporada de béisbol en el Dolphin Stadium pudo haber sido también la agonía final de las esperanzas de los Marlins.

Los Filis de Filadelfia se impusieron 5-2 a los peces, el domingo, en el último partido del año en el parque de Miami, y con el revés la novena floridana se colocó a sólo un paso de perder toda probabilidad matemática de avanzar a la postemporada.

Cuando le restan siete desafíos, el equipo dirigido por Fredi González está a 6.5 partidos de los Filis, que ocupan el primer lugar en el Este y a cinco de los Mets de Nueva York, poseedores del wild card de la Liga Nacional.

"Nos resta jugar en forma perfecta y ligar que los otros pierdan. Independientemente de lo que suceda debo decir que estoy muy orgulloso de este equipo'', dijo el mánager Fredi González. "Que estemos a 21 de septiembre y aún tengamos chance matemático dice mucho de la buena temporada que ha tenido el club''.

Jamie Moyer, el pitcher de más edad actualmente en la pelota, se transfiguró, una vez más, en la pesadilla de los peces y los derrotó por undécima ocasión en su vida, en esta oportunidad ante 28,173 aficionados que vinieron a despedir al conjunto floridano.

Moyer (15-7), quien alcanzó su triunfo de por vida número 245 para igualar al nicaragüense Dennis Martínez en el puesto 48 entre los pitchers de todos los tiempos, hipnotizó con su receta de envíos quebrados y lentos a los paleadores de los peces que sólo le pudieron pisar el plato en una oportunidad, en el sexto inning, cuando el zurdo ya iba de salida.

El novato Chris Volstad (5-4), entretanto, tuvo hombres en base en todos los cinco episodios que lanzó y desde el primer capítulo se notó que tendría problemas en la jornada ya que sacó los tres outs iniciales con 19 pitcheos, un esfuerzo agotador y mucho más en la calurosa tarde sudfloridana.

"Chris logró sortear los problemas y aunque al final salió derrotado creo que hizo una buena labor porque nos mantuvo ahí en el juego'', consideró González.

Chase Utley fue el primero en abollar a Volstad cuando conectó jonrón con Jimmy Rollins en la intermedia en el tercer inning, y en el episodio siguiente, Filadelfia pisó el plato una vez más al combinarse sencillos de Carlos Ruiz y Rollins con un error de Cody Ross en batazo de Moyer.

Josh Willingham en el sexto disparó su primer hit del partido, un doble, que le permitió a los Marlins abrir el marcador, luego de que Alfredo Amézaga lo remolcara con imparable a la izquierda.

En el séptimo inning, y ya con Moyer ido a las duchas, los peces tuvieron un chance claro de igualar el marcador e incluso irse arriba, pero luego de producir una con infield hit del Hammer, Ross falló con un roletazo a la antesala para ponerle punto final a la jornada ofensiva marina.

"Ese fue el inning grande, pero a diferencia de ellos, no pudimos dar los batazos importantes'', se lamentó González.

Los Filis, entretanto, aún no estaban preparados para descansar.

El dominicano Pedro Feliz desapareció la bola por el jardín izquierdo con Shane Victorino en base ante Joe Nelson en el octavo inning para darle la muy esperada seguridad a su equipo, que parece cada vez más cerca de adquirir la visa de entrada a los playoffs.



Envíe sus cartas y comentarios a:

lrangel @elnuevoherald.com



  Comentarios