Deportes

El heredero de Maradona muestra su genialidad

EL ARGENTINO Lio Messi estableció la diferencia una vez 
más a favor del Barcelona, anotando en dos ocasiones.
EL ARGENTINO Lio Messi estableció la diferencia una vez más a favor del Barcelona, anotando en dos ocasiones. AFP / Getty Images

Con dos pinceladas de su genio, Lionel Messi borró una pobre actuación del Barcelona y fue el artífice ayer de una victoria 2-1 sobre el Shakhtar en la segunda fecha de la fase de grupos de la Liga de Campeones.

El argentino salva al Barcelona, que agonizaba ante un rival inferior


Messi entró a los 60 minutos por Thierry Henry y anotó los goles en la remontada del equipo azulgrana, incluyendo el del triunfo a los cuatro minutos del tiempo de descuento.

El astro argentino igualó el marcador a los 87, mientras que el brasileño Ilsinho abrió la cuenta por los ucranianos a los 45.

La victoria dejó al Barsa en la cima del Grupo C con seis puntos, seguido por el Shakhtar y el Sporting de Lisboa con tres, y el Basilea sin unidades. Sporting derrotó de local 2-0 a los suizos.

"Es un triunfo importante para quedar ahí arriba'', afirmó el argentino.

Messi arrancó en la banca y sin su zurda mágica el Barsa se vio perdido en la cancha. Su entrada al filo de la hora le cambió el rostro a los azulgrana, que hasta su llegada no había amenazado el arco rival.

"La Pulga'' Messi anotó la diana del triunfo con un pase de Xavi y un globito al ángulo. En el gol del empate contó con algo de suerte, ya que Bojan Krkic envió un centro rasante desde la derecha que el portero Andriy Piatov intentó cortar, pero la pelota le rebotó en las manos y le quedó servida al argentino con el arco vacío.

Messi y Krkic, que sustituyó a Samuel Eto'o a los 74, le dieron oxígeno al ataque del Barcelona, que ofreció una mala imagen durante la mayor parte del partido.

Ilsinho abrió la cuenta cuando un pase de tres cuartos de cancha fue peinado hacia el área del Barsa por el defensor Gerard Piqué. El ex jugador del Sao Paulo le ganó la carrera al central Carles Puyol y al mexicano Rafael Márquez, para luego hacerle un sombrero al portero Víctor Valdés.

La dupla inicial de ataque del Barsa de Henry-Eto'o fue inoperante para el técnico Pep Guardiola. El camerunés erró un gol cantado a los 68 minutos en un mano a mano con Pyatov, cuando envió la pelota en forma desviada.

  Comentarios