Deportes

El Señor Pelotero enfrenta un reto enorme en el béisbol cubano

Tras 17 años de retirarse del deporte activo, Luis Giraldo Casanova, ícono de la pelota pinareña y cubana, asume la dirección técnica de 48 jugadores, con vistas a la próxima Serie Nacional.

En la espalda lleva el 14, número que luego de su retiro, en 1991, por reclamo popular se acordara no usarse por ningún otro jugador de Pinar del Río


El Señor Pelotero como también se conoce al legendario número 14, no pierde un detalle en cada entrenamiento, mientras considera muy precipitado para emitir un pronóstico, si bien los muchachos, argumenta, están entusiasmados.

"El segundo lugar logrado por la novena pinareña en el pasado campeonato representa un difícil compromiso con la afición, y la estrategia es poner énfasis en la velocidad al carecer de jonroneros, excepto Peraza'', declaró a la prensa local.

Esa, aseguró, será la clave de la ofensiva, pues son jugadores rápidos, que tienen junto a entrenadores y dirección del equipo la meta de salir por la victoria en cada partido, para lo cual los deportistas realizan un riguroso entrenamiento diariamente en el estadio Capitán San Luis,Casa de los "pativerdes".

Años después de haber declarado al semanario Guerrillero que prefería ser entrenador en lugar de manager, Luis Giraldo Casanova acaba de aceptar las riendas de la selección de Pinar del Río, que Jorge Fuentes deja vacante por problemas de salud, hecho que considera una gran responsabilidad, no obstante mantener la opinión dada tiempo atrás.

Muchos lo recuerdan frente a una novena en Italia, entrenar en Nicaragua, Japón y otras naciones, a este hombre que recibió a lo largo de su carrera muchas ofertas para abandonar el país, como en Canadá, en 1985 cuando le entregaron un cheque en blanco, pero " no soportaría vivir lejos de mi familia ni de mi tierra", enfatizó.

Entre las memorias cita la Triple Corona de Bateo, de Edmonton, en Canadá, 1981; los dos jonrones frente a Estados Unidos en la final de los Panamericanos de Indianápolis,1987, y el dúo portentoso al bate formado con el también legendario Omar Linares.

Pese a su amplio palmarés, con seis Campeonatos Mundiales, igual número de Copas Intercontinentales, dos Juegos Panamericanos y dos Centroamericanos , Casanova afirma que ningún trofeo supera el cariño del pueblo, por ello espera su reencuentro con el público que tantas veces abarrotó el estadio para verlo jugar.

En la espalda lleva el 14, número que luego de su retiro, en 1991, por reclamo popular se acordara no usarse por ningún otro jugador de Pinar del Río, mientras ahora regresa en calidad de director inspirado en Pineda por la mezcla de familiaridad y disciplina lograda con los deportistas.

Quizás el hecho de rivalizar con Omar Linares, esta vez, entrenador de bateo de los Industriales, y considerado por él como un hijo, sea la mayor adversidad en la próxima serie para el popular Capitán de la escuadra pinareña.

Luis Giraldo Casanova y Castillo nació el 5 de diciembre de 1956, en el batey del central Pablo de la Torriente Brau, de Bahía Honda. Casi unánimemente se considera el pelotero cubano más completo del béisbol moderno y Casanova fue apodado, por el comentarista Juan Antonio Salamanca como El Señor Pelotero.

Bateador de fuerza y consistencia excepcional, contaba además con una extraordinaria destreza para jugar en varias posiciones, especialmente el jardín derecho, donde brilló por su capacidad para fildear y por la fuerza y precisión de su brazo a la hora de tirar a las bases, en tanto su average promedio de por vida es de

  Comentarios