Deportes

Futbolistas cubanos que desertaron en Tampa prueban el sabor del profesionalismo

Yenier Bermúdez (der.) abraza a su amigo Yordany Alvarez.
Yenier Bermúdez (der.) abraza a su amigo Yordany Alvarez.

No es Cuba, pero se parece bastante.

Dos jugadores cubanos que se quedaron en Tampa durante el torneo preolímpico tomaron un largo trayecto para ir de Cuba a Puerto Rico, pero finalmente lograron su sueño de jugar profesionalmente.

Yordany Alvarez y Yeniel Bermúdez, dos de los siete jugadores que abandonaron la selección de Cuba en los preolímpicos de Beijing de la Concacaf están ahora establecidos en la nueva Liga Profesional de Puerto Rico, y el domingo definen su pase a la final cuando su equipo, Guaynabo Fluminense, visita al River Plate Ponce. En River Plate Ponce, ligado al club millonario de Argentina, militan veteranos experimentados como Pablo Zermatten.

Los cubanos de la preolímpica abandonaron la concentración tras empatar 1-1 contra Estados Unidos, y luego aparecieron en West Palm Beach y posteriormente se mudaron a Los Angeles. Se unieron a su compatriota y residente de Miami, Yaikel Pérez, en integrarse al equipo de Guaynabo, para la segunda parte de la temporada professional de Puerto Rico. Alvarez y Pérez se han constituido en una temida dupla goleadora para Guaynabo. Pérez usa su fortaleza física y definición clínica y Alvarez su veloz gambeta para penetrar las defensas locales.

"Yo y [Yaikel] nos conocemos hace años'', manifestó Alvarez, que tiene 7 goles en 5 partidos. "No se nos olvida nada''.

"El que está mejor la mete'', explicó Pérez, quien lidera la tabla con 15 goles y en el pasado también vistió los colores de Miami FC.

Los cubanos viven en una casa en un sector montañoso del suburbio capitalino de Guaynabo con los otros extranjeros del cuadro, entre ellos el hondureño Ricardo Alcerro, Shady Kiblawi (ex jugador de St. Thomas University), y Juninho Da Silva, ex jugador del Flamengo de Brasil y de los Islanders. De noche, se escucha más el canto de los coquís (rana auctócnona de la Isla) que los autos de la Capital.

"Pienso que nos ha ido bastante bien. Es nueva, pero es liga profesional y es un escalón más arriba", comentó Bermúdez, defensor central. Además de Pérez, Alvarez y Bermúdez, en la Liga boricua participa Alberto "Cuba'' Delgado, goleador del Sevilla Bayamón, que disputa la otra semifinal de Puerto Rico. La liga boricua, de ocho equipos, busca asociar sus clubes con grandes nombres del fútbol mundial para desarrollar el fútbol rapidamente.

Alvarez y Bermúdez, ambos de Cienfuegos, lamentan que en Miami, a pesar de la presencia del Miami FC, no haya el entusiasmo que vivieron en Cuba, cuando la final de su equipo, Cienfuegos v. Ciudad Habana, convocó más de 20,000 a la cancha, o en Los Angeles.

Los cubanos, junto al portero Pepe Miranda, entrenaron con Chivas USA y Los Angeles Galaxy de la MLS, pero sólo al conseguir su permiso de trabajo podían firmar con un club. Acotó Bermudez: "En Los Angeles había partidos y siempre hay gente jugando fútbol. Un día fuimos a UCLA y estaba Bruce Arena [entrenador del Los Angeles Galaxy] allí‘‘.

Cayeron en la Isla del Encanto, donde reciben un modesto salario.

"Buenos jugadores hay. Decidimos hacer el viaje. El clima es igual a Cuba, y uno se adapta más rápido'', manifestó Alvarez.

Cuando no entrenan, navegan el Internet y Bermúdez y Alvarez dedican horas a perfeccionar su técnica del futbol en videojuegos.

Alcerro, veterano mediocampista de las ligas miamenses, ex del Real España catracho y los Puerto Rico Islanders, dice que los cubanos tienen el nivel necesario para actuar en la MLS. "Los tres están para jugar en la MLS ya. Ojalá‘‘. El antecedente existe. Maikel Galindo hizo la transición de la selección a ser el Novato del año de la MLS con Chivas USA en el 2006. "En la MLS hay buenos jugadores, pero hay muchos que son malos", precisó Alvarez.

Bermudez y Alvarez vivían en Los Angeles, pero siguen conectados a sus contactos cubanos.

Una llamada de Miami les informó de las ausencias de Pedro Faife y Reynier Alcantara de la selección cubana antes del partido de eliminatorias mundialistas contra Estados Unidos.

Irónicamente, en Puerto Rico no tienen manera de ver el juego entre Cuba y Estados Unidos en Washington pero sí anhelan acercarse a sus compañeros cubanos otra vez en una cancha mientras trabajan su futbol en San Juan.

Bermudez, ex capitán de la selección preolímpica, finalizó: "Quisiera ver el juego. Eso es lo que más quisiera yo. Tal vez volver a reunirse y representar a nuestro país".

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios