Deportes

Woods regresa como caddie en vez de estrella al golf

TIGER WOODS 
(izq.) permanece 
agachado para 
confirmar que no 
tiene ninguna 
secuela de la 
lesión en su rodilla. 
El multicampeón 
hizo de caddie 
para John Abel en 
un evento en San 
Diego.
TIGER WOODS (izq.) permanece agachado para confirmar que no tiene ninguna secuela de la lesión en su rodilla. El multicampeón hizo de caddie para John Abel en un evento en San Diego. ASUNCION

Cuatro meses después de su épico triunfo en el U.S. Open, Tiger Woods retornó a Torrey Pines el lunes y esta vez no estaba rengueando.

Tampoco tenía los palos.

Se bajó de su carro y Woods caminó hacie John Abel, de 59 años, se quitó la gorra y le dio la mano. "Escuché que estabas buscando un caddie. Soy Tiger Woods, un placer conocerlo''.

Woods estaba cumpliendo con su parte del concurso en internet patrocinado por Buick denominado "Juega con Tiger''.

Sin ninguna secuela aparente de la lesión en su rodilla, Woods hizo de caddie para Abel en los últimos nueve hoyos del campo sur, donde seis veces ganó el Buick Invitational y además consiguió un U.S. Open, que él mismo expresó fue el mejor evento de su carrera.

Jugando con los ligamentos rotos en su rodilla izquierda y una fractura por estrés en su pierna, Woods acertó un birdie de cuatro metros para forzar un playoff en el último hoyo, y luego ganó en el desempate.

A los medios presentes se les permitió ver el hoyo 10 y el 18. Y la bandera estaba en el mismo lugar que en el U.S. Open en ese último hoyo.

"Era una atmósfera diferente sin las tribunas, pero miré la bandera, y enseguida me di cuenta de que yo conocía ese putt'', declaró Woods.

El jugador manejó el carrito, le dio los palos a Abel, los limpió con una toalla y los guardó nuevamente en la bolsa. Ayudó con los putts, a pesar de que ambos se rieron cuando John hizo cinco putts en el hoyo 10.

"Fue divertido'', aseguró Woods. "He sido caddie antes muchas veces. John es un buen sujeto y fue realmente muy divertido''.

Abel, por su parte, comentó que le fue mejor de lo que esperaba en la ronda.

"No estaba nervioso después del tercer o cuarto hoyo'', declaró. "Estos greens son impresionantes y encima Tiger me dijo que estaban casi un metro más lento que en el abierto''.

Sólo imagínense darle la madera a Tiger Woods después de realizar un tiro.

"Eso es lo gracioso, estoy acostumbrado a poner los palos en la bolsa y él sigue estirando su mano después de cada tiro. Fue algo surreal'', admitió Abel.

Cuando terminó la ronda, Woods le dio un último recuerdo a Abel, dado que colocó una bola en el mismo lugar en el que Tiger acertó su putt en el U.S. Open para forzar un desempate.

Abel falló.

"Su putt probablemente cayó un poco más que el mío, fue un poco diferente'', explicó Woods.

Abel señaló que una de las cosas que más lo sorprendieron de Woods fue "el perfil bajo que tiene''.

Woods afirmó que su rehabilitación está al día y que su fecha de retorno será dictaminada por los médicos.

‘‘Ahora puedo hacer algunos chips y putts. Podré comenzar a rotar más a comienzo del próximo año", aseveró.

A Woods le encantaría estar en Torrey Pines en febrero, pero no lo pudo confirmar en este momento.

"Eso es lo más frustrante para mí porque la realidad es que no sé'', concluyó Woods. ‘‘Me gusta tener las cosas planeadas. Pero ni yo ni los cirujanos saben, porque se trata de un deportista profesional, entonces tener una fecha exacta es más complicado''.

  Comentarios