Deportes

Los Huracanes acaban con los Demon Deacons

El Nuevo Herald

Ya son tres victorias seguidas para los jóvenes de UM.

La Huracanes de la Universidad de Miami (5-3, 2-2) volvieron a triunfar, por segunda semana seguida en la Conferencia de la Costa Atlántica, venciendo a los Demon Deacons de Wake Forest (4-3, 2-2) 16-10 el sábado en frente de 41,208 aficionados en el Dolphin Stadium.

Ni la lluvia pudo parar a los de Randy Shannon, quienes perdían 10-3 en el descanso.

Liderados por Robert Marve, marcaron 13 puntos seguidos en el segundo tiempo y consiguieron la victoria.

"Este partido fue una situación dura'', comentó Shannon tras la victoria. "Nuestros jóvenes hicieron cosas fantásticas y los veteranos cumplieron también. Es nuestra segunda victoria en el ACC y una importante en casa''.

Marve completó 11 de 20 pases para 153 yardas y corrió nueve veces para 56 yardas y un touchdown. Jacory Harris, quien entró por Marve la semana pasada y lideró al conjunto contra Duke, jugó varias series sin gran impacto.

"[Marve] fue fantástico ejecutando las jugadas'', declaró Shannon. "Las últimas tres semanas hemos terminado bien, dominando ofensivamente contra Duke y Wake Forest''.

Con cinco victorias los Huracanes necesitan sólo una más para poder competir en un partido Bowl al final de la temporada.

Pero la verdad es que al comienzo del encuentro la impresión era que los Demon Deacons tendrían un día fácil en Miami.

En la primera serie los visitantes tardaron menos de cinco minutos en tomar la ventaja, acumulando 66 yardas en 10 jugadas, con Mike Rinfrette marcando en una corrida de una yarda. La facilidad moviendo el balón fue algo increíble y decidieron correr 24 veces seguidas para empezar el encuentro.

Pero la tarde no les sería tan cómoda.

En la siguiente serie, Marve conectó con Travis Benjamín en una jugada de 48 yardas que permitió a Matt Bosher cortar el marcador con una patada de 36 yardas.

Wake Forest continuó corriendo el balón y tras corridas de 11 y 25 yardas por Brandon Pendergrass los visitantes de nuevo se encontraron en la zona roja de los Huracanes.

Los de Shannon pudieron pararles, sólo la tercera vez esta temporada que no han permitido un touchdown en la zona roja, pero Shane Popham convirtió una patada desde 24 yardas para el 10-3 que duraría hasta el segundo tiempo.

Algo pasó en el vestuario y los Huracanes salieron con confianza.

Comenzaron la última mitad en posición fantástica, la 30 de Wake Forest, tras un penalti cometido en el inicio de la mitad. Los visitantes les pararon, demostraron por qué son un conjunto defensivo tan bueno sólo para que entrara Bosher. El veterano pateó desde 52 yardas, la patada más larga de su carrera, y de repente los de Shannon perdían sólo por cuatro.

La defensa de Miami, liderada por las siete paradas de Darryl Sharpton, consiguió otra vez frenar a Riley Skinner, quien sólo completó tres de ocho intentos para 57 yardas, y tuvieron que devolver el balón a los caseros.

Marve tomó el mando y explotó.

Tras un par de corridas sin mucho éxito, encontró campo abierto y demostró su velocidad, corriendo 43 yardas hasta la tres de los Demon Deacons. Dos jugadas más tarde el novato logró la ventaja 13-10, marcando desde una yarda.

Wake Forest no se detenía ofensivamente y daba la impresión que volverían como North Carolina hace un par de semanas. Pero justo al final del tercer cuarto Adewale Ojomo terminó todo. Les robó el balón y Bosher convirtió desde 43 yardas.

Tras un falló de Popham con 5:47 para jugar, los Huracanes se garantizaron la victoria.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios