Deportes

Beasley, el poder joven del Heat

Michael Beasley miró sobre la defensa, vio que Dwyane Wade estaba abierto y anotó fácilmente.

Era sólo un juego de pretemporada pero el momento pudiera haber sido un anticipo de lo que le espera al Heat de Miami.

Hace un año, cuando tuvieron el peor expediente de la NBA, Wade y el Heat necesitaban desesperadamente un asistente. Esperan que éste haya llegado con alguien que tiene más tatuajes que cumpleaños, un adolescente que todavía ve los Sponge Bob Square Pants y cuya tienda favorita es Target porque puede comprar juegos de vídeo, Hot Pocketes y una televisión de pantalla plana al mismo tiempo.

"Nada puede ser mejor que eso'', comenta.

Ciertamente que Beasley es un extraño muchacho de 19 años.

Pero puede jugar, y Wade está encantado de tenerlo.

"Michael lo puede hacer todo'', dijo Wade. "Es uno de esos jugadores que hace cosas en las prácticas que uno nunca ha visto. Su condición física, su nivel de habilidad, todo está ahí. Va a poder llegar y jugar inmediatamente''.

Es exactamente lo que pensaba el Heat cuando lo escogió como la selección No. 2 del draft este año. Las cifras de Beasley eN su única temporada en Kansas State eran brillantes: 26.2 puntos, 12.4 rebotes, 54 por ciento en tiros. Anota con las dos manos, desde dentro y desde fuera, con una rara habilidad para burlar a los defensores en prácticamente cualquier situación.

Ciertamente que es una pieza fundamental en la tarea de reconstrucción de Miami.

Desde la debacle 15-67 del año pasado, Pat Riley ocupó su lugar en el Salón de la Fama, Erik Spoelstra lo sustituyó como entrenador jefe del Heat y la plantilla ha sido renovada.

Ricky Davis, el único jugador que apareció en más de 69 juegos con Miami el año pasado (jugó en 82), se marchó, al igual que Jason Williams, el point guard abridor del equipo campeón del 2006.

Shaquille O'Neal fue cambiado al Phoenix y el futuro de Alonzo Mourning sigue en la nebuloso debido a sus lesiones, así que la posición de center se encuentra en duda.

Pero donde hay Wade hay esperanza.

Se recuperó de una batalla de dos años con un dolor de rodilla y fue el principal anotador del equipo olímpico de EEUU en Pekín este verano. De permanecer saludable, tendrá cifras de jugador más valioso. Y con Shawn Marion y Udonis Haslem, el Heat tiene elementos para competir.

"Por supuesto que, en el papel, hay muchos equipos mejores que nosotros'', dijo Wade. "Pero debemos usar lo que tenemos para superar los problemas, ser ganadores tempranos y encontrar una forma de mantenernos por arriba del agua''.

Y Beasley pudiera ser el que lo haga posible.

"No me van a importar mis números'', dijo Beasley. "Siempre que estemos ganando, voy a estar bien. Y siempre que no lo estemos, no lo voy a estar''.

No hubiera podido estar bien el año pasado. En la secundaria y en el college -combinados-los equipos de Beasley perdieron un total de 17 juegos. En un momento de la temporada pasada, el Heat perdió 15 veces seguidas. Pero es difícil que eso le suceda a un quinteto que tiene a Wade, Beasley y Marion.

"No voy a ser el centro de todo'', dijo Beasley. "Todavía estoy tratando de encontrar mi lugar. Pero puedo anotar''.

  Comentarios