Deportes

Maradona, una vida de película entre el cielo y el infierno

Diego Maradona
Diego Maradona EFE

La noticia corrió como la polvora tomando por sorpresa a todos, la selección argentina tenía un nuevo técnico rumbo al Mundial de Sudafrica del 2010, nada menos que el legendario Diego A. Maradona.

Maradona ya se había dejado querer cuando declaró que quería tomar las riendas de la albiceleste, pero nadie lo tomó en serio.

Y es que el "Pibe de Oro'' hace trece años se encargó de dejar bien claro que lo suyo no era el banquillo cuando entrenó al Deportivo Mandiyú, al que tuvo que renunciar luego de 12 partidos al conseguir un sólo triunfo, seis empates y cinco derrotas.

Un año después dirigió al Racing Club, pero tiene nuevamente que marcharse a los cuatro meses, al acumular apenas dos triunfos en 11 encuentros; uno de ellos ante Boca Juniors, pero increiblemente, ese día Diego no se encontraba en la Bombonera.

Cierto es que por aquel entoces el Mejor Futbolista del Mundo atravesaba sus horas más bajas, tras ser suspendido por 15 meses al dar positivo a la efedrina durante el Mundial de Estados Unidos 1994.

¿Qué pudo influir entonces en que el presidente de la Federación Argentina de Fútbol (AFA), Julio Grondona, le ofreciera el puesto por encima de hombres mucho más cualificados?

Primero que nada su amor a la selección albiceleste, nadie ama tanto esos colores como él, a nadie le duele tanto perder como a él y sobre todo nadie la defendió tanto como él.

Diego es el hincha número uno de Argentina y la conoce como la palma de su mano, fue su capitán y la llevó a lo más alto en México 1986, por lo que nadie tiene más autoridad moral que él para conducir la selección.

Por otra parte Maradona es un dios en Argentina y Grondona lo sabe muy bien, por lo que su designación también toma un tono populista en un momento delicado.

Pero sobre todo que hace mucho que el "10'' ha estado alejado de los escándalos y de las drogas. Maradona en el pasado protagonizó varios incidentes producto de adicción a la cocaína, aunque eso parece haber quedado atrás, al igual que la epoca de desencuentros con Grondona.

Ahora le queda la enorme tarea de devolverle la confianza a la selección herida, donde Sergio "Kun'' Agüero, padre de su futuro nieto, parece tener un puesto fijo.

También tienen su plaza segura Carlos Tevez y Javier Macherrano, quienes juegan en el fútbol inglés y, como no, el estelar Lionel Messi, ha pesar de que Maradona la ha criticado en más de una ocasión, tachándolo de individualista unas veces y otras de no tomar la batuta del equipo.

"El equipo lo formo yo'', declaró Diego a su salida de la reunión con Grondona. "Se decidió por mi proyecto y, por lo que dijo, nunca pensó en otro entrenador''.

Maradona recibió su mejor regalo de cumleaños, pero en el aire queda la incognita de si será capaz de sacar este proyecto adelante. Para eso se hará acompañar de gente muy cualificada como Carlos Bilardo, Segio Batista, José Luis Brown y Pedro Toglio.

Lo cierto es que si se lo toma tan en serio como cuando era jugador con el trabuco que tiene seguro que la saca campeona del mundo en el 2010. Por el momento yo tengo mis dudas ¿Y usted no?



Envíe sus cartas y comentarios a:

pgonzalez @herald.com



  Comentarios