Deportes

Galarraga espera darle un nuevo rumbo a Venezuela

ANDRES GALARRAGA firmó autógrafos la semana pasada en un evento en Doral.
ANDRES GALARRAGA firmó autógrafos la semana pasada en un evento en Doral.

Andrés Galarraga recuerda aún con cierta frustración cómo en 1978 le comunicaron que no tendría la oportunidad de representar a Venezuela en un torneo juvenil.

"Me dejaron afuera y fue un gran golpe para mí'', evoca el caraqueño, quien a partir de ese momento buscó los derroteros del profesionalismo y nunca pudo colocarse el nombre de su país en el pecho.

Hasta ahora.

Galarraga tendrá la oportunidad de disipar su frustración en marzo del 2009 cuando se coloque el uniforme vinotinto que caracteriza a su país en las competencias internacionales en el Clásico Mundial.

"Al principio querían que formase parte de la directiva. Y de verdad que yo ahí no sé nada de eso. Quería más bien ser coach, aunque aclarando que nunca antes lo había sido. Pero les dije que si me daban la oportunidad estaría en el terreno dándole aliento a los muchachos y enseñándolo todo lo que acumulé en mi experiencia como pelotero'', sostuvo Galarraga a El Nuevo Herald durante un evento que realizó la compañía venezolana Polar en Doral.

Seleccionado como uno de los técnicos del equipo venezolano, Galarraga, quien se retiró en el 2005 como el máximo jonronero venezolanos en las Mayores con 399 estacazos, se alternará junto con otro recordado slugger Antonio Armas, como coach de bateo y de banco del conjunto dirigido por Luis Sojo.

El aporte de Galarraga -uno de los peloteros más queridos de Venezuela-, sin embargo, pudiera ser menos técnico y más de carácter anímico.

"Aunque sea nombrado instructor de bateo, mi trabajo más que todo será motivar a los muchachos, porque al final, ¿qué tanto se les puede enseñar a un Miguel Cabrera o a un Magglio Ordóñez? Quizás haya algún que otro detallito, pero mi apoyo será más moral y mental'', apunta el ex toletero derecho conocido como el Big Cat.

Durante el primer Clásico del 2006, el conjunto venezolano tuvo muchos problemas internos que terminaron desatando una tormenta de críticas no sólo contra el mánager Sojo, sino también contra el comité organizador.

Después de un encuentro de Ordóñez, el principal instigador de la revuelta, con Sojo durante el pasado mes, la armonía parece reinar en el combinado venezolano.

"Todo eso quedó atrás. Ya los peloteros están contentos'', sostiene Galarraga, quien viajará el lunes a Venezuela para iniciar una serie de reuniones con Sojo de cara al Clásico, en el que la novena vinotinto fue ubicada en el Pool C, considerado el grupo de la muerte y que también integran Estados Unidos, Canadá e Italia.

Para Galarraga, Venezuela no tiene nada que temer.

"Mira, si van todos los peloteros venezolanos no hay que temerle a nadie. Tenemos un equipazo. Si (Carlos) Zambrano y (Johan) Santana al final superan sus problemas de leiones y están con nosotros, iremos por cosas grandes. Venezuela vive un gran momento en el plano del béisbol'', añade.

La clave, eso sí, será de acuerdo al Big Cat, jugar con orgullo patrio.

"Vamos a jugar por nuestra bandera. Cada uno de nosotros representará al país con muchas ganas'', confiesa.

Y para alguien que debió esperar hasta 30 años para poder vestir un uniforme con el nombre de Venezuela en el pecho, estas palabras se deben tomar con absoluta seriedad.



Envíe sus cartas y comentarios a:

lrangel @elnuevoherald.com



  Comentarios