Deportes

Los deportistas negros ayudaron a cambiar el rostro de EEUU

JACKIE ROBINSON (izq.), con los Dodgers de Brooklyn, toca a un corredor que se desliza en un juego ante un equipo cubano en el Estadio del Cerro, en La Habana. Las series se iniciaron en 1909 y siguieron hasta la eliminación del profesionalismo.
JACKIE ROBINSON (izq.), con los Dodgers de Brooklyn, toca a un corredor que se desliza en un juego ante un equipo cubano en el Estadio del Cerro, en La Habana. Las series se iniciaron en 1909 y siguieron hasta la eliminación del profesionalismo. THE SPORTING NEWS

Ahora que se ha hecho popular la palabra cambio después que Barak Obama ganó la presidencia de Estados Unidos, vamos a recordar a cuatro deportistas de la raza negra que con sus ejemplos se convirtieron en símbolos para varias generaciones de atletas de esta nación.

Ellos cambiaron el rostro de sus respectivos deportes por el derroche de coraje que entregaron en la lucha por alcanzar el derecho a ser tratados con justicia. No han sido los únicos, pero sí fueron figuras importantes en la batalla por la igualdad de derechos en los deportes.

Jackie Robinson en béisbol, Earl Lloyd en básquetbol, Arthur Ashe en tenis de campo y la pareja formada por los velocistas Tommie Smith y John Carlos.

BEISBOL

Jackie Robinson fue el pionero de los peloteros negros en Grandes Ligas. Debutó en 1947 con los Dodgers de Brooklyn.

Nació en Cairo, Georgia, el 31 de nero de 1919. Fue el nieto de un esclavo y el menor de seis hijos de un trabajador del campo, el cual abandonó a la familia seis meses después del nacimiento de Jackie.

En 1945 jugó en las Ligas Negras de Estados Unidos para los Monarchs de Kansas City y en 1946 lo hizo con los Royals de Montreal, sucursal de los Dodgers de Brooklyn.

Branch Rickey firmó a Robinson para jugar en Grandes Ligas. Debutó el 15 de abril de 1947 con el uniforme de los Dodgers.

Robinson fue objeto de insultos raciales, cartas que contenían amenazas de muerte, lanzadores que le tiraban a la cabeza y a las piernas, receptores que le escupían cerca de sus spikes y le tiraron hasta gatos negros al campo.

Por su coraje y vergüenza dentro y fuera del terreno de juego, se ganó el respeto del público y de los propios jugadores blancos. Primero tuvieron que aceptarlo, luego reconocerlo, y por último aplaudirlo por su calidad como pelotero.

Con la entrada de Robinson a Grandes Ligas, se inicia la época dorada de este deporte en Estados Unidos. Después llegaron luminarias como Willie Mays, Hank Aaron, Bob Gibson, el cubano Orestes Miñoso, el boricua Roberto Clemente, el dominicano Juan Marichal y el panameño Rod Carew.

BASQUETBOL

Earl Lloyd fue el primer jugador negro en vestir un uniforme en la Liga Nacional de Baloncesto. Debutó en la temporada 1950-51 con los Washington Capitols. Este mismo año, pero un día después de Lloyd, también se inició otro jugador negro, Chuck Cooper, con los Celtics de Boston, y cuatro días más tarde Nat Clifton, con los Knicks de Nueva York.

Lloyd jugó en la Universidad de West Virginia, ayudando al equipo a ganar dos campeonatos y el torneo CIAA, en 1948 y 1949.

Disputó 560 partidos en la NBA y tuvo un promedio de 8.4 puntos y 6.4 rebotes.

TENIS

Arthur Ashe fue el primer campeón de la raza de color en este deporte.

Después de un exitoso paso como jugador universitario donde se convirtió en campeón de la NCAA, conquistó el Abierto de Estados Unidos en 1968 y llevó a su país a la victoria en la Copa Davis, para convertirse en el mejor tenista norteamericano.

Además del Abierto de Estados Unidos, Ashe ganó el Roland Garros (1970,1971), Abierto de Australia ((1970) y Wimbledon ((1975). Sumó 33 títulos individuales en su carrera y 18 en dobles.

Luego de su retiro, fue elegido al Salón de la Fama del Tenis Internacional. Murió el 6 de febrero de 1993.

ATLETISMO

El 16 de octubre de 1968 ocurrió uno de los episodios más intensos en la historia de los Juegos Olímpicos, cuando dos atletas negros caminaban sin zapatos hacia el podio.

Tommie Smith y John Carlos fueron los protagonistas. Smith acababa de ganar la final de los 200 metros planos con un récord mundial de 19.83 segundos, mientras que Carlos había sumado otra medalla para su país.

Una vez en el podio, Smith recibió la presea de oro, mientras que Carlos aceptaba la de bronce. Durante el himno de Estados Unidos, ambos atletas levantaron un brazo cada uno con sus puños cubiertos con guantes negros. Al lado se encontraba el australiano Peter Norman, que en un gesto de apoyo portó en su pecho la insignia del Proyecto Olímpico de los Derechos Humanos.

La acción de Smith y Carlos fue en protesta contra la discriminación racial en Estados Unidos.

Desde Robinson y Lloyd, hasta Smith, Carlos y Ashe, los deportistas negros norteamericanos ayudaron a crear las condiciones para que se rompieran diferentes barreras raciales en esta nación, hasta llegar a la fecha memorable del 4 de noviembre del 2008, cuando el pueblo estadounidense eligió al primer presidente negro de su historia política.



Envíe sus cartas y comentarios a:

mmartinez @elnuevoherald.com



  Comentarios