Deportes

Sufrida victoria de los Dolphins 21-19 ante los Seahawks

Ricky Williams anota un touchdown.
Ricky Williams anota un touchdown. EL NUEVO HERALD

Sufriendo hasta el último suspiro, los Dolphins de Miami vencieron 21-19 a los Seahawks de Seattle y reafirmaron sus aspiraciones a meterese en los playoffs, al ubicarse terceros en la División Este de la Conferencia Americana con algunos partidos ganables por delante.

Desde el 24 de diciembre del 2005, los Dolphins no alcanzaban un récord ganador y ahora lucen orgullosos un sólido 5-4.

Los aficionados deliraron con el espíritu de lucha de los nuevos Dolphins que frenaron un último ataque de Seattle cuando intentaban una conversión de dos puntos para empatar el partido con 24 segundos en el reloj, y así aseguraron la victoria dominical ante 64,862 espectadores en el Dolphins Stadium.

Para colmo, el quarterback de los miamenses Chad Pennington perdió el ovoide a falta de 2:11 minutos para el final del encuentro, pero el entrenador Tony Sparano pidió revisión de la jugada y el árbitro tras ver el video devolvió el ovoide a Miami.

En su primer ataque de la tarde, a los 6:01 minutos, tras una jugada de engaño con el running back Ronnie Brown, Pennington dio un pase de 39 yardas al wide receiver Ted Ginn Jr. y la patada del kicker Chad Carpenter puso a los Dolphins adelante 7-0.

El Wildcat volvió a aparecer y a horadar la defensa rival. Brown se formó como quarterback, recibió el ovoide, pasó para el running back Ricky Williams, quien con una corrida de 51 yardas y ante la sorpresa de los Seahawks anotó un touchdown. Con carpenter, los Dolphins subieron 14-0 cuando sólo se jugaban ocho segundos del segundo período.

Fueron magníficos momentos de los Dolphins, quienes funcionaban como una maquinaria muy bien afinada en los dos lados de la bola, en la defensiva y en la ofensiva.

Mientras el ataque miamense ponía en aprietos una y otra vez a la defensa rival, Seattle no podía hilvanar su ofensiva ante un muro conformado por Joey Porter, Jason Ferguson, Channing Crowder y Vonnie Holliday.

Todo iba perfecto. De pronto, a los 6:29 minutos del segundo cuarto, el safety de los Seahawks Jordan Babineaux interceptó a Pennington para touchdown en un retorno de 35 yardas, y con el punto extra del kicker ex Dolphin Olindo Mare, Seattle de acercó 14-7.

Dos goles de campo de Mare, de 37 y 27 yardas a los 4:54 y 11:25 minutos del tercer período, pusieron la pizarra 14-13 siempre a favor de Miami.

La inhabilidad del quarterback de Seattle Seneca Wallace para dar la puntada final en esas dos oportunidades, obligó a conformarse con field goals y eso fue un tremendo alivio para los Dolphins, pues de lo contrario los visitantes se hubiesen ido arriba en el marcador. En cambio, al no completar los pases en el momento clave, los Seahawks le perdonaron la vida a Miami que no desaprovechó el cumplido.

A los 9:22 minutos, otra vez el Wildcat fue el zarpazo salvador de Miami, y tras recibir directamente el ovoide, Brown corrió 16 yardas y con la patada de Brown los Dolphins se fueron arriba 21-13.

Con esa ventaja pudieron abordar con cierta tranquilidad los últimos minutos del partido. De lo contrario habría sido una lucha angustiosa y el triunfo pudo haber peligrado, mas cuando a 2:57 minutos para el final, Wallace dio un pase de tres yardas para touchdown al wide receiver Koren Robinson y ponerse 21-19, pero falló en la conversión de dos puntos. El domingo venidero, los Dolphins reciben a los Raiders de Oakland, luego a los Patriots de Nueva Inglaterra y acto seguido visitan a los Rams en San Luis. Todos, salvo los Patriots, tienen una marca ganadora.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios