Deportes

Fenomenal púgil tiene una enorme deuda con el boxeo...y debe pagarla

Calzaghe castiga a Jones.
Calzaghe castiga a Jones.

Hubo un tiempo en que Roy Jones Jr. se llenaba la boca para autoproclamarse el mejor del mundo "libra por libra''. Después ese título, que no ofrece corona y sí una gran recompensa publicitaria, cayó en las manos de Floyd Mayweather Jr. Finalmente lo reclamó para sí el filipino Manny Pacquiao.

Pero después de haber visto la demostración de boxeo total de Joe Calzague frente a Jones Jr. el sábado en la noche, creo que Pacquiao no debe de ir por el mundo haciendo ostentación de algo que tendría que compartir con el galés.

Antes de subir al ring en el Madison Square Garden, Calzague había repetido que esta sería su última pelea antes del retiro. Un final por la puerta abierta y ancha del triunfo contra una leyenda que salió a combatir no tanto para derrotar a su oponente sino para comprobar cuanto quedaba de su espíritu guerrero.

Jones Jr. pareció una sombra de aquel púgil que solía jugar con sus oponentes con una velocidad de piernas y manos pasmosa, mientras que Calzague disertó, como lo haría un profesor en una clase magistral.

Si mantiene su palabra, Calzague le hará un flaco favor al boxeo, porque con 36 años se encuentra en la cumbre de su talento y en la punta de un reconocimiento mundial como nunca antes imaginó.

Este es el mismo Calzague que se resistía a montarse en un avión para abandonar Inglaterra y que ahora, gracias a sus éxitos sobre Bernard Hopkins y Jones Jr., ha recibido más reconocimientos en los últimos ocho meses que en los 10 años anteriores de su carrera.

"Estoy muy feliz'', manifestó Calzague al final de la pelea. "Este año derroté a dos leyendas con Hopkins y Jones Jr. Y vine a Estados Unidos para hacerlo. Yo me arriesgué al máximo. Ellos no vinieron a mi''.

¿Por qué irse ahora?

Sí, ya sé. Durante años he sido el primero en premiar la buena elección del momento para el retiro. Calzague quiere que se le recuerde como un campeón invicto, casi perfecto, como un mecanismo de relojería con guantes. Quiere que la última imagen aparezca sin manchas.

Sin embargo, como yo, millones de aficionados desean saber quién es el mejor "libra por libra'' del momento y, salvando ciertas distancias en términos de peso, contemplar un posible enfrentamiento entre Calzague y Pacquiao.

Incluso, un reto de Calzague podría ser el único aliciente que rescataría de su retiro al controversial Mayweather para una pelea que rompería todos los récords de pago por ver y le daría continuidad al momento de recuperación que experimenta el deporte de los puños.

Mayweather y Pacquiao podrán creer que son los mejores del mundo, pero Calzague, con esa fuerza inagotable -¿qué tipo de pila energética usa?- y la capacidad para presionar y acorralar a sus rivales, realizó en el Garden una declaración de principios: "si no soy el mejor libra por libra, estoy bien cerca''.

Eso sólo lo sabremos si rompe su palabra.

  Comentarios