Deportes

Ajedrecista cubano gana título mundial de partidas rápidas ante verdaderas luminarias

Leinier Domínguez escribió una nueva página en la historia del ajedrez cubano, al conquistar el campeonato mundial de partidas rápidas, en Almaty, Kazajstán.

El ídolo de Guines terminó invicto con 11.5 puntos, tras lograr ocho triunfos y siete empates, en un torneo donde actuaron varias de las principales figuras de este deporte.

El Gran Maestro cubano superó entre otros a los rusos Alexander Grischuk y Alexander Morozevich, este último segundo en el escalafón universal.

También derrotó al francés Vlad Tkachev, al israelí Boris Gelfand, al egipcio Amin Bassem, a la húngara Judith Polgar, al azerí Shakhriar y al local Murtas Kazhgaleev.

Las tablas fueron frente al ex campeón del torneo el ucraniano Vassily Ivanchuk, el indio Krihrian Sasikiran, los rusos Sergey Rublevsky y Peter Svidler, el azerbaijano Teimor Radjabov y el estadounidense Gata Kamsky.

Leiner, que nació el 23 de septiembre de 1983, fue comparado por algunos expertos del sitio digital del evento, con su compatriota José Raúl Capablanca, campeón mundial entre 1921 y 1927.

El título de Domínguez es el cuarto de Cuba en eventos mundiales en diferentes categorías, pues además de Capablanca, ganaron cetros juveniles Walter Arencibia en 1986 y Lázaro Bruzón en el 2000.

Leiner, que ganó el premio de $68,000 donado por la Federación de Ajedrez de Kazajstán y Alliance Bank, encabezará esta semana el grupo de jugadores de la isla que participará en la Olimpiada Mundial de Dresde, Alemania.

  Comentarios