Deportes

Carrera decisiva de NASCAR en Miami

CON 141 puntos de ventaja en la clasificación general, Jimmie Johnson tiene todo a su 
favor para retener su corona.
CON 141 puntos de ventaja en la clasificación general, Jimmie Johnson tiene todo a su favor para retener su corona. Associated Press

Carl Edwards pronto pudiera empezar a desear ganarse la lotería o conocer a su estrella favorita de Hollywood. Total, últimamente pareciera que se le están cumpliendo sus deseos.

"Espero que a Jimmy se le olvide cómo manejar o que tenga algún problema este fin de semana'', señaló el piloto de la escudería Roush Fenway Racing durante la conferencia de prensa de presentación del Fin de Semana del Campeonato Ford de la NASCAR, el último evento del año de esta especialidad.

Y su anhelo pareció surtir efecto. Al menos en forma parcial y temprana.

Jimmie Johnson, quien hoy pudiera lograr la corona de la Copa Sprint, la categoría reina de la NASCAR, no tuvo una buena clasificación y estará ubicado en el puesto 30 de la parrilla de salida de la Ford 400, que se disputará a partir de las 3:45 de la tarde en el óvalo de Homestead.

"No fue probablemente lo que queríamos'', se lamentó Johnson. "Pero tenemos un gran vehículo y sé que vamos a estar bien''.

Y ayer ciertamente dio un paso hacia ello, al ser el más rápido en las dos primeras prácticas, sumando más elementos a su favor.

El piloto estelar de la escudería Hendrick Motorsport llega con una cómoda ventaja de 141 puntos sobre Edwards, el único que matemáticamente pudiera arruinarle la celebración. Esta diferencia le permitiría a Johnson coronarse si finaliza incluso en el puesto 36 de la competencia.

"No hay duda estamos en una gran posición, pero al final del día hay que correr y lograr los puntos necesarios'', reconoció Johnson, quien espera convertirse esta tarde en apenas el segundo piloto en ganar tres títulos seguidos luego de que lo hiciera Cale Yarborough entre 1976 y 1978.

Edwards, entretanto, sí tuvo una buena clasificación y saldrá en el puesto cuatro de la pole que logró David Reutimann.

De igual forma, el colombiano Juan Pablo Montoya logró una máxima velocidad de 170.449 millas por hora, permitiéndole salir en el undécimo lugar.

Sin embargo, todos los ojos de los aficionados estarán concentrados en el Chevrolet número 48 de Johnson.

"Creo que al final de todo estamos bien posicionados, porque para que no celebremos tenemos que incurrir en un gran error o debe producirse un fallo grande del vehículo'', apuntó Johnson.

Si el pasado se toma como referencia, Edwards y su escudería tienen una ventaja.

El Roush Fenway Racing Team ha ganado las últimas cuatro competencias en el Autódromo de Homestead y se ha impuesto en cinco de las últimas seis. Además, en el 2006, Edwards llegó a sacarle 127 puntos de diferencia a Johnson, quien en esa ocasión concluyó en el puesto 40.

Sin embargo, estos números al final no cuentan para el momento de la partida de la carrera de hoy. La cifra que sí vale es la de las 141 unidades que separan a ambos pilotos.

Y aunque parece poco probable que a Johnson de verdad se le olvide cómo conducir, quizás Edwards tenga el destino de su lado.

Pero necesitará de mucha suerte.

  Comentarios