Deportes

Cabrera pone en duda su asistencia al Clásico Mundial de Béisbol

Miguel Cabrera.
Miguel Cabrera.

Ni las fotos de Magglio Ordóñez estrechando la mano de Luis Sojo, ni las promesas de que las cosas no serían iguales para el próximo Clásico Mundial de Béisbol le permiten respirar con tranquilidad a Miguel Cabrera.

"Todavía no me han hecho propuestas claras de las cosas que van a cambiar. Aún no veo el conflicto superado, porque sigue habiendo inquietudes y no queremos que se repitan los problemas de la organización del Clásico pasado'', señaló el miércoles en Miami el inicialista venezolano durante un breve encuentro con los medios organizado por ESPN Deportes.

Cabrera ha sido uno de los peloteros del conjunto vinotinto que ha alzado su voz para criticar al comité que organizó todo lo referente a la selección venezolana en el torneo del 2006. Junto a él también lo hicieron Magglio Ordóñez, Carlos Guillén, Johan Santana, entre otros.

Una reunión el mes de pasado de Ordóñez con miembros del comité organizador y con el mánager Luis Sojo pareció aplacar la revuelta de los grandeligas.

Sin embargo, no a Cabrera.

"Magglio no es todo el equipo'', aseguró Cabrera, acerca de su compañero de equipo en los Tigres de Detroit. "Hay 20 peloteros más que también hay que consultarle porque no se sabe qué están pensando, como Johan Santana, Carlos Zambrano y el Kid Rodríguez''.

Para el toletero derecho es necesario que los peloteros involucrados conozcan los planes de fondo de cara al torneo del próximo marzo, en el que Venezuela fue colocada en el Grupo C junto a Estados Unidos, Canadá e Italia.

"Hay que tener una buena preparación y todavía no nos han dicho nada de dónde vamos a practicar y cuántos juegos vamos a tener. Necesitamos al menos unos cuatro o cinco partidos de preparación'', consideró Cabrera, quien seguidamente soltó una frase que bien pudiera encender los botones de alerta en el bando venezolano.

"Todavía a mí me quedan bastantes dudas. Voy a esperar a ver qué pasa y ver qué van a proponer'', subrayó Cabrera, quien dejó abierta la posibilidad de no asistir al evento si considera que no se toman los correctivos necesarios. "La idea es que los peloteros estén concentrados en el juego y no en las cosas que no sean relacionados a los partidos''.

De acuerdo a Cabrera, los problemas extradeportivos de la vinotinto se vuelven más difícil de lidiar que una recta de 100 millas.

"Y es una pena porque con la preparación adecuada vería a Venezuela bastante bien para el Clásico'', explicó.

Asismimo, la decepcionante eliminación del conjunto sudamericano en el 2006, es un aliciente para Cabrera y sus compañeros de cara al 2009.

"Quedamos muy descontentos y es una espinita clavada que nos gustaría sacar. Nos criticaron y se dijo muchas cosas del grupo, pero si estamos al cien por ciento sé que podemos hacer un buen trabajo'', pronosticó.



Envíe sus cartas y comentarios a:

lrangel @elnuevoherald.com



Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios