Deportes

España derrota a Argentina y se lleva la Copa Davis

Los españoles Fernando Verdasco (centro), Marcel Granollers (izq.) y David Ferrer sostienen el trofeo de la Copa Davis tras derrotar a Argentina en la final, en Mar del Plata.
Los españoles Fernando Verdasco (centro), Marcel Granollers (izq.) y David Ferrer sostienen el trofeo de la Copa Davis tras derrotar a Argentina en la final, en Mar del Plata. AP

España se consagró el domingo campeón de la Copa Davis y dejó a la Argentina sumida en el desconsuelo, cuando Fernando Verdasco se vistió de héroe al derrotar a José Acasuso en cinco sets.

"Sin duda fue la victoria más importante de mi vida'', expresó Verdasco, quien ganó 6-3, 6-7 (3), 4-6, 6-3, 6-1 en casi cuatro horas de juego, con lo cual España se llevó la tercera Ensaladera de Plata en su historia y en este caso pese a la baja por lesión del número uno mundial Rafael Nadal.

Argentina perdió otras tantas finales.

"Siempre dije que para mí ganar la Davis es lo máximo'', destacó Verdasco, quien también integró el equipo que ganó el doble con Feliciano López, con lo cual le dio dos de los tres puntos de oro a la Armada Española.

España terminó ganando la final 3-1 porque el último punto que debían disputar Feliciano López y David Nalbandian no se jugará por no influir en el resultado, según informó la organización.

"España es un adversario de muy buen nivel'', afirmó el capitán argentino Alberto Mancini. "Y creo que la ausencia de Nadal los juntó, más los unificó. Tenemos que aprender mucho de todo esto''.

El Acasuso-Verdasco fue un duelo inesperado ya que ninguno de los dos figuraba en los planes iniciales de sus equipos: Acasuso jugó por Juan Martín Del Potro, lesionado cuando cayó con López el sábado y Verdasco lo hizo por Ferrer, quizás con la moral baja por la paliza que le propinó Nalbandian en el primer día.

Mancini consideró que la lesión de Del Potro en el aductor de su pierna derecha fue ‘‘fundamental'' en el desarrollo de la final.

"Es una brecha muy grande que se abre en el equipo y a partir de ahí se complicaron las cosas'', aseguró Mancini en alusión a Del Potro, el número nueve del mundo.

Para Acasuso fue una nueva tristeza, ya que también perdió el partido decisivo ante Marat Safin en la final de 2006 en Moscú, donde Rusia se consagró campeón.

"Estaban todas las condiciones para ganar y ahora hay mucha bronca y mucha tristeza'', subrayó Acasuso.

La serie se inició el sábado cuando Nalbandian venció 6-3, 6-2, 6-3 a Ferrer y López hizo lo propio con Del Potro 4-6, 7-6 (2), 7-6 (4), 6-3.

Un día después, Verdasco-López vencieron en el doble a Nalbandian-Agustín Calleri 5-7, 7-5, 7-6 (5), 6-3.

Con el 2-1 en contra, los argentinos se cansaron de repetir una y otra vez: "Lo vamos a dar vuelta'', y en general se portaron muchísimo mejor que un día antes cuando gritaban y cantaban obscenidades a los españoles, quienes se quejaron después por esa actitud.

Incluso, aplaudieron a los españoles cuando dieron la vuelta olímpica de los campeones alrededor de la cancha y cuando les colgaron las medallas al cuello.

Verdasco empezó con todo, dispuesto a liquidar el partido, ya que se quedó con el primer juego en el que pasaron cinco games hasta el primer quiebre de saque.

Cuando Acasuso tenía el saque cometió cuatro errores, tres de ellos no forzados, con lo cual Verdasco se puso 4-2 y luego enfiló hacia la victoria parcial en medio de una contundencia tremenda de la que cual daban cuenta los números: 15/16 (94%) con el primer servicio.

"Ole, Ole, Ole, Chuchooo, Chuchooo'', bramó entonces el público para darle ánimo al argentino, quien acusó esa inyección y salió a todo vapor para ganar 12 de los 14 puntos disputados en los tres primeros games.

Y después consiguió un quiebre clave para seguir en la lucha cuando Verdasco falló con el segundo saque y su rival se puso 3-0 para delirio de los aficionados.

Pero Acasuso no pudo mantener el saque y permitió la recuperación de Verdasco, quien puso el marcador 5-5. En medio de esa paridad fueron al tie break donde el argentino ganó cuatro puntos seguidos que le permitieron seguir respirando al quedar un set iguales.

Con derechazos cruzados y voleas invertidas, Acasuso fue sacando ventajas para llevarse el siguiente set 6-4 ante un Verdasco que en general se plantó en el fondo.

Verdasco estampó luego el empate al ganar 6-3 afirmado en la precisión de su saque y ante un Acasuso que ya no le pegaba con la potencia de antes, aunque metió un par de aces.

Antes del set decisivo, Acasuso pidió protección médica porque sufría dolores abdominales, zona en la que recibió masajes del kinesiólogo Diego Rivas.

"Me sentía bien fisicamente, sino no hubiese entrado'', dijo Acasuso, de 26 años y 48 en el mundo.

El duelo se reincidió con el servicio del argentino y el rápido quiebre de Verdasco, quien a medida que pasaba el juego iba tomando más confianza ya que se puso 4-0 aprovechando el revés de su zurda, en medio de un estadio por entonces silencioso, salvo el rumor de alegría que esparcían unos 800 españoles.

Convertido en una máquina precisa, Verdasco terminó ganando por paliza.

"Jugar en otro país, contra los mejores jugadores ... Es un sueño, es un sueño hecho realidad'', subrayó "Farruquito'' Verdasco, de 25 años y número 16 en el ranking.

España salió campeón en el 2000 y 2004, además de 2008, mientras que Argentina cayó en las finales de 1981 ante Estados Unidos y la de 2006 contra Rusia, en ambos casos como visitante, además de ahora como local en Mar del Plata.

  Comentarios