Deportes

Serie Nacional cubana abre llena de polémica y con el Clásico Mundial en mente

Yulieski Gourriel.
Yulieski Gourriel.

La serie nacional de béisbol de Cuba inaugura este sábado su edición 48 precedida de la polémica tras el nombramiento de nuevos mentores, cambios en las alineaciones, atletas sancionados y los rendimientos puestos a prueba con el II Clásico Mundial de 2009 a la vista.

La liga reunirá a 16 equipos y comenzará en el estadio Guillemón Moncada de la ciudad oriental de Santiago de Cuba con un juego entre los finalistas de su última versión, Pinar del Río y Santiago, el actual campeón.

Para esta temporada, la Federación Cubana de Béisbol (FCB) aplicará por primera vez un sistema digital de exploración del rival (scouting) y anunció cambios en la clasificación, al dividir el campeonato en dos zonas (occidentales y orientales) y dar boleto a semifinales a los cuatro primeros de cada región.

Además, se estrenarán siete nuevos directores, algunos de ellos en conjuntos tan populares y de peso dentro de la competencia como Villa Clara e Industriales.

El mentor de Villa Clara, Victor Mesa, pasó a colaborar con el béisbol mexicano y fue relevado, al igual que los directores de las selecciones de Matanzas, Cienfuegos, Camagüey, Granma y Pinar del Río.

En los Industriales, Rey Vicente Anglada, el hombre que llevó al equipo a ganar tres títulos en los últimos siete años y dirigió a los cubanos en el Mundial de Taiwán en 2007, fue sustituido por Germán Mesa tras entrar al béisbol panameño.

Mesa, considerado uno de los mejores "paracortos'' del béisbol cubano de todos los tiempos, estará escoltado por el famoso Omar Linares como entrenador de bateo, una decisión que ha causado desconcierto entre muchos fanáticos.

Linares, primer pelotero residente en Cuba que fue autorizado para jugar en un equipo profesional en 40 años, es un símbolo de la selección de Pinar del Río, cuya rivalidad con los Industriales en los juegos de la región occidental ya es tradicional.

Los dos peloteros, iconos locales y campeones olímpicos, tendrán la responsabilidad de sacar adelante al conjunto más laureado de la pelota cubana, después de una desastrosa temporada 2007-2008 en la cual cerraron con un inolvidable marcador de 24-0 frente a los pinareños en la semifinal.

Además, los Industriales han acaparado las noticias previas a la liga por sus cambios de alineación y la decisión de la FCB de sancionar a dos de sus hombres claves.

La semana pasada la prensa oficial informó de que el lanzador Yadel Martí y el jardinero Yasser Gómez fueron excluidos del equipo por "una grave indisciplina'', sin dar detalles de qué hicieron.

Martí, de 29 años, fue miembro de la selección nacional desde 2002 y responsable de la victoria ante República Dominicana que clasificó a Cuba para la final del primer Clásico Mundial en 2006.

Por su parte, Gómez, de 28 años, lleva jugando casi una década en la liga nacional y fue una de las estrellas de la isla en los Juegos de Sydney, donde Cuba obtuvo la medalla de plata.

El otro jugador que no regresará esta temporada es el famoso zurdo de Cienfuegos Adiel Palma, quien anunció en octubre su retiro del deporte activo tras cinco años en la selección nacional, donde obtuvo títulos olímpicos y mundiales.

Ninguno de ellos podrá integrar la nómina de la isla para el II Clásico Mundial de Béisbol de 2009, un torneo que interrumpirá la serie durante casi 40 días y regirá la competencia por los mejores rendimientos y decisiones en la primera parte de la liga cubana.

Cuba, que perdió la final del primer Clásico Mundial ante Japón, se enfrentará con Sudáfrica el 8 de marzo en el partido que abrirá el Grupo B de la segunda versión del torneo en el estadio Foro Sol de Ciudad de México.

Cuando termine el Clásico, el 23 de marzo, la liga entrará en su recta final con la expectativa de ver si Santiago se convierte en campeón nacional por tercera vez consecutiva o si hay cambios en la final de una temporada que, según el diario oficial Granma, "promete mucho'' y tendrá el "espectáculo'' asegurado.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios