Deportes

Triunfo ante los Warriors es un paso hacia la madurez del Heat

Los jugadores de Miami se abrazan tras su triunfo.
Los jugadores de Miami se abrazan tras su triunfo.

Los jugadores del Heat se abrazaron como si hubiensen conquistado la corona tras derrotar en un dramático duelo a los Warriors de Golden State que se decidió en tiempo extra por un punto.

Pero hoy deberán dejar atrás ese vibrante episodio cuando choquen con el poderoso Jazz (11-7) en Utah, en medio de una gira por el lejano Oeste (2-2), que esperan terminar esta noche con balance positivo.

El quinteto de Miami (9-9) sabe que tiene que emplear todo su arsenal para hacer frente a uno de los mejores equipos de la NBA, por lo que deberán elegir mejor las opciones de tiro y sobre todo afinar la puntería en los disparos de tres puntos.

Precisamente un triple de Chis Quinn a falta de siete segundos le dio el lunes el empate al Heat, que acto seguido rompió Michael Beasley de tiro libre, al robar el saque de fondo, recibir una falta personal y decidir desde la línea.

El triunfo es de gran importancia, porque muestra mayoría de edad en el equipo de Miami al lograr ganar en tiempo extra, incluso en condiciones adversas.

Dwyane Wade continuó en su papel de héroe en los instantes finales peleando contra todo el equipo rival, mejorando su promedio de puntos por juego y dando reiteradamente un recital en todas las distancias.

Contra los Warriors anotó 37 puntos y hoy tratará de hacer lo mismo ante el conjunto de Utah.

Aunque si bien Wade es su líder, el quinteto de Miami cada día se parece más a un equipo, trabajando unido con el único objetivo de llevarse el triunfo. Muy lejos de los egos y de las miserias personales.

El jugador que no juega participa como uno más apoyando y estando siempre listo para entrar cuando Erik Spoelstra lo decida. Eso es precisamente lo que lo hace más fuerte.

Sólo así podría vencer al Jazz, que tiene un equipo que cuenta con Deron Williams como armador, Ronnie Brewer de escolta, Andrei Kirilenko (delantero), Carlos Boozer (delantero de poder) y Mehmet Okur (centro).

Enfrente estarán preparados para todo los Udonis Haslem, Shawn Marion, Mario Chalmers, así como Wade y Beasley, quienes esperan volverse a abrazar si logran hoy vencer a los dueños de casa que apenas han caído en dos ocasiones.

También precisan que los árbitros los acompañen, ya que a lo largo de la temporada y sobre todo en los dos últimos encuentros se han visto perjudicados por las malas decisiones de los réferi.

El sábado el Heat regresa al calor de su hogar para enfrentar al Thunder de Oklahoma, y hacere valer su condición de local.



Envíe sus cartas y comentarios a:

pgonzalez @herald.com



Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios