Deportes

El Heat cae en las garras de los Hawks

Una vez más se confirma aquello de que lo importante no es el comienzo, sino el final.

Quien tuvo la posibilidad de observar anoche el inicio del choque entre Miami y Atlanta, apenas podrá entender el resultado de 87-73 con el cual los Hawks rompieron una racha de cuatro triunfos al hilo del Heat.

Los miles de aficionados que acudieron a la Arena American Airlines lo hicieron convencidos de que el equipo de casa estaba en condiciones de sumar una victoria más y superar a unos Hawks que venían de perder tres en fila.

Y el principio del choque parecía reafirmar esta noción, porque desde el primer silbatazo Miami salió con una carga de ataque y energía que desconcertó a los visitantes, al punto de ir perdiendo por 13 cartones.

Tan sólida fue la defensa de los de la Capital del Sol que Atlanta no pudo poner puntos en la pizarra hasta los 7:05 minutos del desafío.

Pero en el segundo período el Heat comenzó a decaer en su accionar, perdió muchos balones, falló demasiados tiros y se dejó robar la iniciativa, hasta que la persistencia de los Hawks prevaleció.

Miami, que se mantuvo al frente la mayor parte del tiempo en la primera mitad, se fue al descando con su ventaja esfumada y debajo en el marcador 43-40, como si dejara preparado el terreno para la debacle que vendría unos minutos más tarde.

En el comienzo de los parciales complementarios, el Heat simplemente levantó la bandera blanca y dejó que los Hawks se apoderaran del tabloncillo y ni el propio Wade pudo levantar la moral de su equipo.

Wade finalizó con 21 puntos, muy lejos de su promedio de 29.3 en la temporada y falló demasiados tiros de campo.

Después del escolta del Heat, sólo Mario Chalmers trabajó con decencia ofensiva al marcar 14 cartones.

Los Hawks, por su parte, contaron con cuatro hombres en dobles dígitos, con destaque para Joe Johnson (21 cartones) y Mike Bibby y Josh Smith con 15 cada uno.

A ratos, el coach Erick Spoelstra llamaba a sus muchachos y con palabras duras les hacía saber lo inadmisible de su actuación, pero nada impidió que Atlanta pusiera de por medio 20 puntos de diferencia en repetidas ocasiones.

En el cierre, Miami hizo intentos desesperados por pegarse. La ofensiva implacable de los Hawks lo impidió.

Para el Heat éste es un paso atrás luego de una gira por el Oeste de la que regresó con más gloria que penas, y con victorias ante equipos de mayor calibre que los Hawks.

Sin embargo, Miami tiene en el futuro inmediato dos compromisos que podrían servirle para salir de este mal momento, pues mañana enfrenta en Memphis a los Grizzlies y luego regresa a casa para medirse a los Bucks de Milwaukee.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios