Deportes

Gaby Sánchez, la esperanza cubanoamericana de los Marlins

Gaby Sánchez aún es un neonato como pelotero de Grandes Ligas. Pero el joven de padres cubanos y que reside en Miami ya tiene sueños de grandeza.

"Algún día me gustaría jugar en el Clásico Mundial y si todo aquello en Cuba se arreglara por supuesto que estaría encantado de representar al país de mis padres", dijo Sánchez, quien se encontraba el miércoles en la Paqueña Habana como parte de una iniciativa de los Marlins para entregar paquetes de comida a 5,000 familias de escasos recursos.

Pero Sánchez está claro que para cumplir esa meta aún faltan unos cuantos obstáculos, entre ellos uno que se aproxima en el horizonte: ganarse un puesto como titular de los Marlins en el 2009.

"No puedo pensar en eso mucho, porque entonces me meto presión y no hago el trabajo. Sé que tengo las condiciones para jugar todos los días en las Grandes Ligas y con esa mentalidad llegaré al spring training", sostuvo Sánchez, quien está llamado a suplir a Mike Jacobs como el nuevo primera base de los peces.

Elegido como el Jugador Más Valioso de la Liga del Sureste el año pasado, Sánchez fue ascendido por los peces en septiembre y en ocho turnos conectó tres imparables, incluyendo dos dobles con una carrera remolcada.

"Al principio estaba bastante nervioso pero luego me adapté y disfruté bastante esa primera experiencia en Grandes Ligas", recordó el toletero derecho.

La sensación de los nervios quedó atrás, y ahora existe otro sentimiento, la ansiedad.

"Tengo un gran deseo de que empiece ya el spring training", reconoció Sánchez, quien aseguró que tiene previsto llegar a Júpiter, cuartel general de los peces durante la primavera, alrededor del 30 de enero.

Y aunque todavía falta más de un mes, el inicialista de 25 años, ya se encuentra en pleno proceso de preparación para lo que será el mayor reto hasta ahora de su joven carrera como pelotero.

"Estoy haciendo pesas todos los días en la Universidad de Miami y también tomando prácticas de bateo", confesó. "Cuando llegue a Júpiter podré hacer un mejor trabajo porque ahí ya estaré con los coaches".

Y Sánchez espera que ese mejor trabajo lo lleve a otra meta que no niega ha pensado.

"A todo pelotero le gusta ganar premios y a mí también me encantaría por ejemplo llevarme el Novato del Año, porque además eso significaría que ayudé al equipo, que es lo que realmente me interesa al final, que los Marlins ganen", apuntó.

  Comentarios