Deportes

Con un claro objetivo

EL QUARTERBACK de los Huracanes de Miami, Robert Marve, no podrá jugar hoy contra los 
Golden Bears de Cal al ser suspendido por violar las reglas del equipo.
EL QUARTERBACK de los Huracanes de Miami, Robert Marve, no podrá jugar hoy contra los Golden Bears de Cal al ser suspendido por violar las reglas del equipo. El Nuevo Herald

Los Huracanes buscan terminar su temporada de forma positiva esta noche en San Francisco donde se enfrentan con los Golden Bears de Cal en el Emerald Bowl.

Miami (7-5, 4-4) controló su destino después de ganar cinco partidos seguidos entre octubre y noviembre, pero dos derrotas seguidas contra Georgia Tech y NC State en la liga significó que no tendrían la oportunidad de disputar el Orange Bowl.

Ahora contra Cal (8-4, 6-3), uno de los mejores equipos corriendo el balón del país, los de Randy Shannon buscarán ganar su primer partido bowl de la era de Shannon.

"Jugaremos contra un equipo que es un buen ejemplo y una buena oportunidad para que veamos de dónde venimos después de dos derrotas seguidas en el ACC," confirmó Shannon. ‘‘Pero también es otro partido fuera de la conferencia para ver dónde quedamos contra otros equipos del país."

Este será el cuarto encuentro entre las dos escuelas y la primera desde que los Huracanes ganaron 52-24 en 1990. Si los jóvenes Huracanes esperan ganar tendrá que ser sin uno de sus titulares ofensivos, el novato quarterback Robert Marve, quien se ve suspendido por segunda vez esta temporada.

"Solo es un partido de suspensión por violar las reglas del equipo," anunció Shannon. ‘‘Nuestro trabajo es que ellos aprendan y estoy seguro que el volverá bien y seguirá para adelante."

Eso significa que la presión caerá en manos de Jacory Harris, quien fue titular en la victoria contra Charleston Southern en el primer partido de la temporada.

El novato tendrá que ejecutar perfectamente si espera ganar tal y como Aldarius Johnson, otro novato que lidera el equipo en recepciones y yardas.

Teniendo en cuenta que los Golden Bears son el tercer-mejor equipo del país en intercepciones con 23, los Huracanes tendrán que establecerse corriendo el esférico con el dúo veterano de Javarris James y Graig Cooper, abriendo las posibilidades luego para Harris y Johnson por el aire.

Los Huracanes no han jugado en la costa oeste desde que ganaron el campeonato nacional en el 2001 en el Rose Bowl contra Nebraska y la última vez que jugaron contra un equipo del Pac 10 fuera de casa fue la derrota contra Washington en el 2000. Esto significa que la presión será máxima para este joven equipo de Shannon.

Los Huracanes tendrán que jugar bien defensivamente y parar a Jahvid Best, quien media casi 127 yardas por partido corriendo con el balón. Uno de los jugadores que se encargará de ello será Sean Spence, el linebacker que sustituyó a Colin McCarthy cuando se lesionó.

Spence terminó tercero en el equipo en paradas y fue nombrado el novato defensivo del año en el ACC.

El futuro es brillante para el conjunto de Shannon, pero perder este partido no es una opción. El equipo jugó muy bien en la mitad del calendario, pero si pierden los últimos tres partidos del año significaría un desastre total especialmente si esperan reclutar como el año pasado.

  Comentarios