Deportes

Boxeador cubano va a una última pelea por su legado deportivo

Ramón Garbey.
Ramón Garbey. C.M. GUERRERO / El Nuevo Herald

Ramón Garbey lo sabe. Ha perdido mucho tiempo en su carrera y no tiene a nadie más que culpar que a él mismo, por eso ahora quiere aprovechar cada minuto para soñar con una última oportunidad en el boxeo.

Aunque no pelea desde el 26 de octubre del 2006, el santiaguero espera salir airoso el viernes en el cartel que tendrá lugar en el University Center Arena de la Universidad de Nova, ubicada en la localidad de Davie.

"No me siento viejo, porque a los 38 años creo que aún me queda por ofrecer sobre el ring'', manifestó el antillano. "Miren el caso de [Bernard] Hopkins, que a los 41 años es campeón y derrotó al jovencito [Kelly] Pavlick''.

Garbey (18-4, 13 KO) enfrentará al estadounidense Mike Sheppard (11-8), pero sabe que al final de la jornada su peor rival será la actitud que adopte ante los retos que le depare el final de su carrera.

Según él, problemas personales -sobre todo en sus relaciones con mujeres- y la incapacidad para asimilar las rutinas de entrenamiento echaron por la borda sus ilusiones de coronarse campeón mundial.

"Uno no puede con la indisciplina y ella fue más fuerte que yo'', reconoce Garbey. "Me pasó la cuenta. Dejé de entrenar con regularidad y engordé mucho. Luego, las mujeres...".

Campeón mundial juvenil y doble titular del orbe en los 75 kilogramos en Finlandia 1993 y Australia 1994, Garbey aterrorizaba con su pegada a todos sus rivales a principios de los 90, cuando era miembro de la escuadra cubana de boxeo.

"Por aquellos años era muy difícil vencerme'', recordó Garbey. "A Juan Carlos Gómez lo derroté en tres ocasiones, a Antonio Tarver lo derroté dos veces. En Berlín aplasté por nocáut a Sven Ottke; y en Australia, a Chris Byrd. Todos ellos son o han sido campeones profesionales con un historial reconocido''.

De ahí que cuando Garbey desertó en una preparación en México para los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996, muchos creyeran que estaba destinado a lograr grandes cosas en el profesionalismo.

"Sé que no he cumplido mi promesa, pero nunca es tarde si se reconocen los errores'', indica el peso pesado. "Me siento motivado, porque no quiero poner punto final a mi carrera de esta forma. No he perdido la esperanza de ser campeón''.

En ese mismo cartel estarán los también cubanos Yuriorkis Gamboa, titular olímpico de Atenas 2004, y Erislandy Lara, ex campeón mundial aficionado del peso welter, que realizará su primera presentación en el sur de Florida.

  Comentarios