Deportes

Gamboa admite tener una relación especial con los fanáticos

Yuriorkis Gamboa.
Yuriorkis Gamboa.

Yuriorkis Gamboa recuerda lo que hacían los aficionados en Cuba para tratar de conocerlo. "Cosas extremas'', evoca.

En Miami no es muy diferente.

"La gente me reconoce y me pide autógrafos. Y sobre todo me piden fotografiarme con ellos'', sostiene el boxeador cubano que luce encaminado hacia los primeros planos del peso pluma.

Y es que desde que inició su andadura por los ensogados, primero en el ámbito aficionado y luego en el profesional, Gamboa ha tenido una empatía especial con los fanáticos. De hecho, revela que el primer motor que lo mueve a practicar y triunfar en el complicado mundo del boxeo lo constituyen precisamente sus seguidores.

"Para mí lo más importante es el apoyo de la gente. Y así entreno y peleo, sabiendo que no puedo defraudar a los aficionados'', sostiene el púgil que este viernes enfrentará al colombiano Walter Estrada en la Arena de la Universidad Nova, en Fort Lauderdale en preparación para su combate de título mundial en abril contra el venezolano José "Cheo'' Rojas.

Son sus fanáticos, especialmente los cubanos, los que esperan que Gamboa cumpla con los pronósticos de los analistas del pugilismo que lo consideran como uno de los mejores prospectos de la especialidad y gran candidato a una corona del orbe.

Y son esos mismos fanáticos los que se han preocupado porque en los dos últimos combates, el "Ciclón de Guantánamo'' ha sido tocado y ha experimentado lo que se siente ir a la lona.

Pero Gamboa los tranquiliza.

"No me preocupo. Cuando se está en este negocio claro que se va a recibir golpes. Y hasta ahora no me han dolido. No me han hecho daño'', considera el boxeador que el 9 de enero pasado cayó en el segundo round cuando el mexicoestadounidense Roger González lo impactó en el mentón.

Pero al igual que unos meses más atrás ante el entonces invicto Marcos Ramírez, se levantó, utilizó su velocidad para lanzar su acostumbrada regadera de golpes y terminó llevándose el triunfo por nocáut técnico en el décimo round.

Fue una victoria sin grietas y que cumplió con el objetivo que buscaba la esquina de Gamboa.

"Me sentí bastante bien. Quedé satisfecho con todo en esa pelea, porque se cumplió el objetivo de sumar más rounds y de adquirir más experiencia'', analiza Gamboa, ubicado como el tercero en el peso pluma del ránking de acuerdo a la Asociación Mundial de Boxeo.

La incertidumbre, no obstante, no tiene lugar en su cabeza. Ahí, sólo hay cabida para una filosofía, la misma que lo ha impulsado en su carrera.

"No me importa quiénes sean mis rivales en el futuro, voy con todo a ganar, hasta la cima, porque la gente siempre espera lo mejor de mí'', enfatiza.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios