Deportes

Baker es el hombre de los Marlins para vestir los arreos de receptor

John Baker.
John Baker.

En febrero del 2008, John Baker recorría el complejo de entrenamiento de los Marlins de Florida en Júpiter como un pelotero invitado, y cuya máxima aspiración era hacer el equipo Triple A de la organización.

En un año todo cambió.

Ahora Baker tiene otro estatus en el estadio Roger Dean. En su rostro, la mirada y la concentración de quien tiene bajo su responsabilidad conducir la joven rotación de los peces, considerada una de las más talentosas de la Liga Nacional.

Y para ello se preparó durante el receso de temporada.

"Quiero mejorar y establecerme como un jugador que puede hacer una carrera en este deporte'', dijo Baker.

Con 28 años, Baker es prácticamente un novato en las Mayores.

Su primera experiencia en la gran carpa fue justamente en el 2008 cuando se hizo de la titularidad ante la lesión de Matt Treanor y previamente la de Mike Rabelo.

Bateador zurdo, Baker convenció con su paciencia en el plato que le permitió acumular promedio de embasamiento de .392 y average de .299.

"Hizo un trabajo tremendo con nosotros'', sostuvo el mánager Fredi González.

Su labor con el madero fue tan convincente que los peces no sólo le dieron la primera opción de ser titular detrás del plato, sino que también lo están viendo como el posible segundo bate del equipo.

Su candidatura es tan sólida que incluso si los peces llegasen finalmente a convencer a Iván Rodríguez de firmar, Baker continuaría siendo el catcher titular.

"Pudge'', que se encuentra aún como agente libre, espera utilizar el Clásico Mundial como vitrina para levantar el interés a su alrededor. Entre los posibles equipos a donde pudiera recalar se ha mencionado a los peces al igual que los Astros de Houston.

No obstante, la novena floridana no estaría dispuesta a hacer una oferta que vaya más allá del salario mínimo permitido para los veteranos.

Sin Rodríguez, la suplencia de la receptoría es una lucha abierta entre Rabelo, Brad Davis y Brett Hayes.

Rabelo, no obstante, es el favorito.

El receptor de 29 años se encuentra totalmente sano y deseoso de mostrar a los peces que no se equivocaron cuando lo incluyeron en el paquete en el que fueron enviados a Detroit, Dontrelle Willis y Miguel Cabrera.

"En esta situación quiero mostrarle al equipo lo que soy capaz de hacer'', apuntó Rabelo.

  Comentarios