Deportes

Manny Rivero, un cubano entregado al fútbol en cuerpo y alma

Manny Rivero.
Manny Rivero.

El cubano Manny Rivero fue uno de los primeros en poner el pecho en la lucha por mantener el fútbol profesional en el sur de la Florida, y el lunes pasado compró 200 abonos del Miami FC para la temporada del 2009.

Los Blues tienen que vender 5,000 abonos antes del 8 de marzo, a pedido de la empresa propietaria del club, Traffic Sports, que quiere ver de una manera tangible que su equipo tiene el apoyo de su comunidad. El precio de cada abono es de $100 y $200.

El gesto de Rivero, presidente de la Selección Miami, es apenas un indicio de su pasión por el fútbol y el deporte.

Nacido en La Habana, Rivero llegó a Miami apenas al año de edad luego que su padre, decepcionado con el rumbo que tomaba la revolución cubana, emigró con su familia en 1961.

En la Capital del Sol se convirtió en un prometedor tercera base que a los 18 años de edad vio truncada su carrera en el béisbol por un accidente motociclístico.

Su amor por el deporte, sin embargo, tomó un nuevo giro.

Rivero desarrolló su pasión por el fútbol cuando su hijo mayor Andrew, que entonces tenía siete años de edad, le dijo que quería practicar este deporte. De tanto acompañarlo quedó atrapado por la pasión del juego y los goles.

Ahora es uno de los hombres que más impulsa la formación y el desarrollo de talentos en el sur de la Florida. Tres jugadores de las filas del club que preside han sido transferidos a clubes profesionales en Sudamérica.

"El próximo miércoles viajaré a Uruguay para incorporar dos de nuestros talentos de 17 años al Danubio'', confirmó el directivo. "Se trata del volante argentino Lucas García y el delantero haitiano Shelvin Printemps''.

Luego, el 12 de marzo, enrumbará a Colombia con el propósito de ver a dos ex jugadores de Selección Miami que militan ahora en el balompié cafetero: Alvaro Franco con el Deportes Quindío y Leyson Cuéllar con el Atlético Juventud Soacha.

Jair Reynoso, actual goleador del Bolívar de La Paz, es el otro jugador del club miamense que enviado al exterior.

Rivero viajará con el entrenador del equipo, Herbert Ríos, y el objetivo es adquirir más conocimientos y perfeccionar el trabajo con los menores.

"En abril vendrá al sur de la Florida el grupo técnico del Danubio para realizar un campamento'', anunció el directivo. "Ese intercambio y las enseñanzas adquiridas nos permiten mejorar la preparación de los jóvenes desde la edad más temprana posible''.

Su gran entusiasmo sirvió para que diera partida de nacimiento al CTC Bandits y luego la Selección Miami.

En el 2005, Rivero formó la Tri-County League, que juega en el Hideout Soccer Complex en Miami Gardens. Tiene divisiones de Sub-23 y de menores y es una auténtica cantera de jugadores.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios