Deportes

La UM Rescata juego que estaba perdido

EL JUGADOR de los Huracanes de Miami Jack McClinton (der.) busca penetrar al aro ante 
Trevor Ferguson, de Carolina del Norte.
EL JUGADOR de los Huracanes de Miami Jack McClinton (der.) busca penetrar al aro ante Trevor Ferguson, de Carolina del Norte. The Miami Herald

Durante toda la temporada los Huracanes han demostrado dos caras: una que fusilaba a su rival con grandes tiros y otra que se dejaba ganar por falta de ganas y ambición.

En el último partido del año Miami (18-11, 7-9) demostró las dos. El conjunto de Frank Haith, detrás de un gran segundo tiempo de su estelar Jack McClinton, rescataron un partido que estaba casi perdido, venciendo a NC State con marcador 72-64.

McClinton, en el último partido de su larga carrera en el BankUnited Center, marcó 22 puntos en el segundo tiempo y junto con los 13 de Lance Hurdle y Brian Asbury lideró la victoria local.

Los Huracanes comenzaron el encuentro como un equipo desinflado y perdido y tuvieron suerte de no encontrarse en una peor situación en el descanso.

El puertorriqueño Javier González lideró a NC State con 19 puntos.

Los efectos de la derrota contra el equipo de Georgia Tech entre semana fueron obvios, y si los seleccionadores del torneo nacional vieron este encuentro seguramente olvidaron a los jugadores locales en el primer tiempo.

McClinton, quien no se vio al ciento por ciento de su talento, falló los siete intentos que tuvo en el primer tiempo y terminó la mitad inicial del juego con solo dos puntos.

Con un parcial de 16-5 para cerrar el segundo tiempo, los jugadores visitantes entraron al vestuario por delante con pizarra 30-21 gracias a 10 puntos que fueron anotados por Tracy Smith y otros nueve que sumó González.

Durante los primeros minutos del segundo tiempo dieron la impresión de que otro equipo había salido del vestuario para Frank Haith, pero NC State no supo cómo responder a dicha situación.

Jimmy Graham robó el primer pase de la mitad y terminó con una clavada antes de que McClinton conectara con un triple de distancia.

Hurdle robó otro pase terminando la jugada anotando con otra clavada y después de encestar el tiro libre tras una cesta de Asbury los locales ganaban 31-30.

Los Wolfpack respondieron brevemente, calmando la oleada huracán con un parcial de 7-1 que les ayudó a un avance en el marcador.

Pero no tardó mucho en que los de Haith retomaran el encuentro con un parcial de 14-4 y con siete minutos por jugar ganaban 50-46.

Los visitantes no pudieron con la eficacia local en los tiros libres en los últimos minutos, haciendo que Miami se escapara con la victoria.

  Comentarios