Deportes

Ministro brasileño dice que boxeadores cubanos no quisieron refugio político

Primera foto de Guillermo Rigondeaux en Estados Unidos junto a Yuriorkis Gamboa.
Primera foto de Guillermo Rigondeaux en Estados Unidos junto a Yuriorkis Gamboa. CORTESIA DE JC GONZALEZ

El ministro brasileño de Justicia, Tarso Genro, dijo que no otorgó refugio político a dos boxeadores cubanos deportados en 2007 a su país porque éstos no quisieron, ante la acusaciones de algunos senadores de usar criterios ideológicos en sus decisiones sobre el otorgamiento de ese beneficio.

Genro, un importante líder del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), formación socialista con vínculos históricos con Cuba, negó que el Gobierno brasileño emplee valoraciones políticas para decidir a quién le concede refugio.

El ministro hizo sus declaraciones en una comparecencia en el Senado, a la que fue convocado para explicar por qué Brasil había ordenado la deportación de los boxeadores cubanos y aceptado concederle refugio a un italiano militante de izquierda condenado por terrorismo en su país.

Según los senadores que convocaron al ministro, el Gobierno usó criterios ideológicos al optar por entregar al régimen cubano a los boxeadores Erislandy Lara y Guillermo Rigondeaux, y por concederle refugio al italiano Cesare Battisti, ex miembro del grupo izquierdista Brigadas Rojas y condenado a cadena perpetua en Italia por cuatro homicidios.

''Si yo fuese un boxeador cubano, pediría refugio. En su lugar, yo hubiera pedido el refugio, pero ellos no quisieron'', dijo Genro.

''No creo que Cuba tenga un régimen democrático, pero existen normas del Derecho y asuntos humanitarios. ¿Cómo podríamos retener a los cubanos en Brasil?", si ellos no querían, agregó.

Lara y Ringodeaux desertaron de la delegación cubana cuando disputaban los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro y, tras ser localizados por la policía, fueron enviados a Cuba en un avión cedido por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

En declaraciones a diarios brasileños tras su fuga de Cuba, Lara admitió que el Gobierno brasileño llegó a ofrecerles la posibilidad del refugio pero que ambos lo rechazaron.

''No expulsamos a los cubanos contra su voluntad. Creo realmente que ellos estaban perdidos aquí, se atemorizaron y quisieron regresar. Si los hubiésemos retenido estaríamos cometiendo un grave delito'', según Genro.

Posteriormente a este incidente, el ministro le concedió el estatus de refugiado político a Battisti, aunque éste continúa preso mientras la justicia brasileña se pronuncia sobre un recurso presentado por Italia.

Genro le concedió el refugio por considerar que existe un "fundado riesgo de persecución'' (política) en caso de que sea extraditado a Italia.

El ministro se quejó de las críticas de altas autoridades italianas por una decisión soberana adoptada por Brasil.

''Dijeron hasta que Brasil no era un país reconocido por sus juristas sino por su bailarinas. Somos el país de las bailarinas, pero también de grandes juristas'', dijo.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios