Deportes

Venezuela no cree en milagro y derrota 3-1 a Holanda

CARLOS SILVA
CARLOS SILVA El Nuevo Herald

Con el ejemplo de República Dominicana aún en el recuerdo, Venezuela salió al terreno del Dolphin Stadium empeñada en impedir otro milagro holandés en el inicio de la segunda ronda del Clásico Mundial de Béisbol.

La vinotinto se apoyó en cuadrangulares de Miguel Cabrera y José López para doblegar 3-1 la férrea resistencia de una Holanda que no piensa retirarse del torneo sin dar batalla hasta el último minuto.

"Habíamos visto la suerte de Dominicana y, por supuesto, no queríamos ninguna sorpresa'', expresó Luis Sojo, mánager venezolano. "Respetamos al rival en todo momento y eso se vio en el terreno. Hemos venido a buscar dos victorias y ya tenemos una''.

Cabrera, quien regresa a la casa de los Marlins por primera vez desde que fuera canjeado a los Tigres de Detroit y es recordado por su tremendo paso por la franquicia floridana, disparó un vuelacercas enorme en la cuarta entrada.

López, una figura en ascenso de los Marineros de Seattle, sacó una bola del parque en el octavo episodio que desbarató las esperanzas holandesas de seguir asombrando al béisbol como lo hiciera en Puerto Rico.

"Ha sido muy importante este primer éxito, porque este torneo no perdona demasiados errores'', comentó Cabrera. "Nos hemos preparado muy bien para salir adelante. Mañana [hoy] saldremos con toda nuestra fuerza a asegurar el pase a la siguiente fase. Estoy feliz de haber ayudado a mi equipo''.

Venezuela abrió contra Sidney Ponson anotando una carrera en el mismo primer inning gracias a un triple de Endy Chávez y sacrificio de Melvin Mora, cuando parecía que el choque se iba de un solo lado.

Pero Holanda, mostrando la misma resistencia contra Dominicana, ofreció una dura batalla y logró igualar ante los envíos del abridor Carlos Silva con doblete de Vince Rooi, quien remolcó para el plato a Bryan Engelhardt.

Yurendell DeCaster trató de anotar con un doble de Engelhardt, pero fue puesto out en la goma.

‘‘Siempre jugamos agresivos, tratando de forzar errores en los rivales'', expresó el mánager de Holanda, Rod Delmonico. "Probablemente, si tuvieramos la oportunidad de repetir la jugada, no lo habríamos enviado hacia el plato''.

Aunque se llevó el fracaso, Sidney Ponson permitió dos carreras y dos hits -el triple de Chávez y el bambinazo de Cabrera- en cinco entradas, con tres ponches y una base por bolas.

Ponson, quien busca trabajo en las Grandes Ligas para continuar una carreras llena de luces y sombras, se comportó a gran altura ante una escuadra que carga dinamita en su alineación.

"No te puedes descuidar con nadie en ese equipo'', manifestó Ponson. "Todos te pueden dar un batazo. Los conozco bien y sé lo que son capaces de hacer, pero creo que contuve bastante. Los dejamos en sólo tres hits y eso no es fácil contra esta Venezuela''.

Pero fue más que suficiente para que Carlos Silva y el relevo venezolano aseguraran el triunfo.

El lanzador de los Marineros estuvo en gran forma al admitir cuatro hits en siete entradas antes de darle paso al relevo y, en especial, al cerrador Francisco Rodríguez, quien sacó los últimos cuatro outs.

"No tenía ningún reporte [sobre el equipo holandés]'', expresó Rodríguez. "Sólo traté de estar delante de ellos en el conteo. Holanda no está aquí por suerte. Ellos derrotaron a un excelente equipo dominicano y hoy [ayer] mostraron mucho corazón. Este juego fue cerrado''.

  Comentarios