Deportes

Béisbol cubano: ¿Mito o realidad?

El joven pitcher cubano Aroldis Chapman en el juego de la selección de la isla contra Japón.
El joven pitcher cubano Aroldis Chapman en el juego de la selección de la isla contra Japón. AP

La duda llegó hasta el sur de California y aunque persiste, tiende a difuminarse con cada jugada y cada batazo, de la misma forma que lo hace la leve niebla que cubre por estos días la madrugada de San Diego.

¿Tiene el béisbol cubano el nivel de las Grandes Ligas? ¿Pueden los equipos cubanos participar y sobresalir en el mejor béisbol del planeta?

Y aunque los cubanos se jugaban la supervivencia el lunes en la noche y estaban a las puertas de sufrir un retroceso en comparación con el Clásico Mundial pasado, está claro que los antillanos están bien arriba en la escala de la élite de la pelota internacional.

Jorge Cantú, quien se encuentra acá con el combinado mexicano, no vacila en dar su veredicto.

"Todos ellos pueden estar en las Mayores'', expresó el antesalista de los Marlins de Florida al diario San Diego Tribune.

Vinny Castilla, piloto del combinado tricolor, no va tan lejos como Cantú, aunque tampoco se queda corta en elogiar el nivel de la novena de la isla.

"Tienen mucho talento. Gran pitcheo. Muchos de ellos tienen talento de grandeliga. Muchos de ellos, sin duda, pudieran jugar en las Mayores'', consideró Castilla, quien jugó 16 años en la gran carpa y se retiró como el máximo jonronero mexicano en ese nivel.

Los datos demuestran que la evaluación de Cantú y Castilla no es desatinada.

En la primera ronda del Clásico, este mismo equipo cubano, terminó noqueando al combinado mexicano, en cuyo roster se encuentran 15 peloteros que estuvieron en el 2008 en las Mayores y en total 21 que al menos han pasado un día en la gran carpa.

Asímismo, los jugadores cubanos que salen de la isla terminan recalando con un porcentaje alto de éxito cuando llegan a las Mayores.

Uno de los casos más recientes, el del infielder Alexei Ramírez, fue ejemplar ya que el pinareño ni siquiera necesitó hacer algún tipo de ajuste en las Ligas Menores y pasó directo a la gran carpa en la que en su primera contienda tuvo bastante éxito con los Medias Blancas de Chicago, a tal punto que fue segundo en el premio del Novato del Año de la Americana en el 2008.

Y aunque en los últimos años el número de beisbolistas que han abandonado la isla ha ido en constante incremento, el pozo de talento para jugar pelota parece inacabable en un país que venera este deporte como una religión.

Precisamente la joya más preciada por los cazatalentos es Aroldis Chapman, un espigado serpentinero de apenas 21 años y quien suelta, desde su brazo izquierdo, intensas llamaradas que viajan a más de 100 millas.

Dicen que Dominicana es el equivalente en la pelota de Brasil en el fútbol. Para Higinio Vélez, mánager y comisionado del béisbol de Cuba, su país está a la par del talento quisqueyano.

"Esos jugadores que hay en República Dominicana tienen la misma calidad de los que tenemos nosotros en Cuba'', puntualizó.

Y las dos ediciones del Clásico que se han llevado a cabo -en la que los representantes dominicanos han sido eliminados más temprano que los cubanos- le dan la razón.

  Comentarios