Deportes

Estados Unidos elimina a Puerto Rico en el Clásico

IVAN RODRIGUEZ (der.) recibe a Carlos Delgado, quien disparó un cuadrangular por Puerto 
Rico para empatar el juego.
IVAN RODRIGUEZ (der.) recibe a Carlos Delgado, quien disparó un cuadrangular por Puerto Rico para empatar el juego. El Nuevo Herald

Lo daban por muerto, pero Estados Unidos renació de sus cenizas para avanzar anoche a la segunda ronda del Clásico Mundial. Después de todo, el país que inventó el béisbol sí estará en las instancias decisivas del evento.

Una rebelión de los estadounidenses en el noveno capítulo sirvió para dejar al campo 6-5 a Puerto Rico, delante de 13,225 aficionados que disfrutaron de un excelente encuentro en el Dolphin Stadium.

Un hit de David Wright impulsó dos carreras que acabaron con las esperanzas de los boricuas y borraron, en gran parte, la impresión del nocaut 11-1 que sufrieron los de EEUU en el primer juego entre ambos equipos.

Estupor, decepción, pena...todo eso y más sintió Puerto Rico anoche al dejar escapar un triunfo que casi acariciaba con las manos, pero el colapso del relevo fue el culpable de una debacle que nadie esperaba.

El relevista J.C. Romero sólo tenía que sacar tres outs en el noveno para asegurar el pase de Puerto Rico, pero llenó las bases al permitir sencillos consecutivos de Shane Victorino y Brian Roberts, y regalarle un pasaporte a Jimmy Rollins.

Oquendo no esperó más y con un out trajo a Fernando Cabrera, quien le dio boleto a Kevin Youkilis y forzó la cuarta carrera de Estados Unidos, antes de Wright disparara un metrallazo por la banda derecha que decretó el destino del choque.

Para los norteamericanos, que no pasaron más allá de la segunda ronda en la primera edición del evento, este es un paso de avance que vuelve a reencauzarlo como aspirante al título, junto a Venezuela.

En cambio, los boricuas vuelven a quedar en el mismo nivel de hace tres años, cuando fueron derrotados por Cuba en la segunda fase.

Ahora, mientras la escuadra norteamericana y la vinotinto dirimen esta noche los puestos para el cruce de la semifinal en Los Angeles, los peloteros de Puerto Rico se dirigen a sus respectivos cuarteles primaverales en busca de preparación hacia la venidera temporada de Grandes Ligas.

Puerto Rico tomó ventaja temprana por jonrón de Alex Ríos en la segunda entrada ante los envíos del zurdo Ted Lilly, pero EEUU reaccionó y tomó el mando en la parte baja del segundo.

Conexión de sacrificio de Brian McCann y sencillo de Victorino colococaron arriba 2-1 a Estados Unidos, y una entrada más tarde Youkilis le sacaba la bola del parque a Jonathan Sánchez.

No pasaría mucho tiempo antes de que Carlos Delgado, con uno en circulación, le respondiera de igual manera a Lilly con un batazo por encima de la cerca del jardín central en el cuarto capítulo, igualando las acciones.

En Miami, Estados Unidos había dejado muy mala impresión al ser noqueado 11-1 por Puerto Rico y luego de algunas decisiones deportivas que pusieron en duda el compromiso de este país con el Clásico.

Una de ellas fue dejar que el abridor de ese choque, Jake Peavy, recibiera un largo e inmerecido castigo de seis carreras durante dos entradas; mientras que en el choque contra Holanda no dudó en situar a McCann, un receptor, en los jardines.

"Jake necesitaba trabajar un poco más'', comentó Johnson al explicar por qué no sacó más pronto a su abridor y en clara referencia a una faena propia de los entrenamientos primaverales.

Johnson también causó revuelo cuando indicó que daría el juego por perdido si su equipo sufría más lesiones. Chipper Jones, Ryan Braun, Dustin Pedroia y Matt Lindstrom ya habían abandonado el equipo por molestias físicas.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios