Deportes

Ni la llovizna frena a Venezuela

CESAR IZTURIS recibe el saludo de sus compañeros de equipo al anotar una de las seis 
carreras de Venezuela en el sexto episodio. Los venezolanos vencieron a Estados Unidos.
CESAR IZTURIS recibe el saludo de sus compañeros de equipo al anotar una de las seis carreras de Venezuela en el sexto episodio. Los venezolanos vencieron a Estados Unidos. El Nuevo Herald

La constante llovizna no impidió que Venezuela abandonara el Dolphin Stadium sin la sombra de una derrota en la segunda ronda del Clásico Mundial de Béisbol y mirara a la siguiente fase con confianza.

Si algún calificativo le cuadra a la vinotinto es: favorita.

Venezuela se soltó a batear y derrotó anoche 10-6 a un Estados Unidos que ofreció resistencia antes de decirle adiós al sur de la Florida.

Tan fuerte resultó la amenaza de la lluvia que los organizadores del evento anunciaron la posibilidad de suspender el choque.

De haber procedido así, Venezuela habría sido declarada ganadora del grupo por tener dos victorias sin derrota, pero tras una hora de espera, los árbitros dieron la orden de ‘‘a jugar''.

Se dijo que el partido sería reprogramado para el jueves, pero la idea fue desestimada para permitir que los jugadores lleguen a Los Angeles sin contratiempo.

Venezuela, sin embargo, no necesitó de la lluvia para salir airosa, aunque Estados Unidos estuvo a punto de lograr otra remontada sensacional como la lograda contra Puerto Rico.

Parecía que el choque se iba de un solo lado, cuando los sudamericanos fabricaron seis anotaciones en la misma primera entrada al aprovechar un costoso error de Adam Dunn y la debilidad del abridor Jeremy Guthrie.

En menos de dos capítulos de faena, Guthrie permitió siete imparables, aunque el error de Dunn -llevado a la inicial a causa de la lesión de Kevin Youkiles- en tiro a la intermedia, pesó mucho en la entrada.

Los venezolanos facturaron una más en el sexto con metrallazo de Miguel Cabrera y evitaron una sorpresa.

Poco a poco, los estadounidenses comenzaron a descontar a cuentagotas ante el abridor Armando Galarraga y el cuerpo de relevo: una rayita en la segunda, otra en la tercera, dos en la quinta y una en la sexta para colocarse a una carrera del empate.

Afortunadamente para Venezuela, Max Ramírez depositó una pelota de LaTroy Hawkins por el jardín izquierdo con dos a bordo en la sexta, que le dieron a su equipo tranquilidad en los finales del choque.

La vinotinto esperará por el segundo lugar del grupo de San Diego para el cruce de vida o muerte en la semifinal el sábado, mientras que Estados Unidos enfrentará al mejor de esa llave el domingo.

Los ganadores lucharán el lunes por el título del segundo Clásico Mundial de Béisbol.

  Comentarios