Deportes

Los Marlins propinan un juego sin hit ni carrera a los Tigres

Ricky Nolasco dejó bien claro que en la pugna por ser el pitcher abridor de los Marlins el día inaugural de la temporada, él tiene ahora las mejores credenciales.

Nolasco trabajó durante siete entradas y se unió a dos relevistas de los peces para propinarles ayer un juego sin hit ni carrera a los Tigres de Detroit, que cayeron 2-0 en un partido de la pretemporada.

El serpentinero de los Marlins trabajó de forma impecable y no les permitió libertades a la ofensiva de los Tigres, que no contó en esta ocasión con Miguel Cabrera, Magglio Ordóñez, Curtis Granderson y Carlos Guillén, jugadores involucrados en el segundo Clásico Mundial de Béisbol.

Su claro dominio en el montículo le permitió ponchar a ocho hombres y otorgar una base por bolas. Retiró a 16 bateadores en forma consecutiva.

Los relevistas Dan Meyer y Leo Núñez se encargaron de preservar la buena faena de Nolasco al lanzar una entrada en blanco cada uno, con tres hombres retirados por la vía de los strikes.

"Desde el principio vimos que no le habían conectado ningún hit a Nolasco'', señaló el dominicano Núñez. "Cuando yo entré a lanzar traté de preservar esa labor. Es grandioso, porque es algo raro ver un juego como éste en esta etapa del año''.

La batería de los Tigres sólo pudo embasar a tres corredores y dos de ellos fueron retirados en jugadas de doble matanza.

"Yo nunca había visto algo así en la pretemporada'', expresó el mánager de Detroit, Jim Leyland. "Nolasco estuvo impresionante''.

Con esta actuación, Nolasco vuelve por sus fueros en su intento de volver a encabezar la rotación de la novena del sur de la Florida.

El pasado año esa misión la cumplió con acierto al finalizar con foja de 15-8 y 3.52 de promedio de efectividad.

El último juego sin hit ni carrera en la pretemporada, incluyendo la Liga de la Toronja y la Liga del Cactus, data del 16 de marzo de 1996 cuando los Angelinos superaron 15-0 a los Gigantes de San Francisco, aunque los Medias Rojas de Boston les propinaron un juego perfecto a los Azulejos del Toronto el 14 de marzo del 2000.

En la historia de los Marlins cuatro serpentineros han propinado juegos sin hit ni carrera durante la temporada regular: Kevin Brown, Al Leiter, A.J. Burnett y el venezolano Aníbal Sánchez.

  Comentarios