Deportes

Japón hunde a Estados Unidos y va la final contra Corea del Sur

El lanzador japonés Yu Darvish celebra la victoria sobre EE.UU 9-4.
El lanzador japonés Yu Darvish celebra la victoria sobre EE.UU 9-4. Getty Images

El mejor béisbol del mundo parece que ya no se juega en América.

Japón venció 9-4 a Estados Unidos para avanzar a la final del Clásico Mundial de Béisbol en donde enfrentará a Corea, otro conjunto asiático una noche antes doblegó en el Dodger Stadium a uno de los gigantes de la pelota, Venezuela.

En el Clásico del 2006, Japón se llevó la corona al batir a Cuba 10-6.

Estados Unidos llegó al partido con una alineación en la que sobresalían figuras como Derek Jeter, Jimmy Rollins y David Wright, pero al final fue otra vez Daisuke Matsuzaka el nombre que más repercutió, tal como en el 2006 cuando el ahora derecho de los Medias Rojas de Boston terminó erigiéndose como el Jugador Más Valioso del torneo.

En un principio parecía que se evaporaría la imbatibilidad del nipón.Brian Roberts, quien de por vida tiene cuatro hits en siete turnos ante Matsuzaka, abrió con un jonrón por el jardín central para colocar el juego 1-0.

Japón ripostó ante Roy Oswalt con boleto para Atsunori Inaba, quien se metió hasta la antesala por sencillo de Michihiro Ogasawara y pisó el plato por elevado de sacrificio de Kenji Johjima.

Estados Unidos se fue arriba por hit de Rollins, quien se robó la intermedia y anotó por biangular de Wright.Fue todo el daño que recibió Matsuzaka, quien terminó lanzando 4.2 episodios en los que permitió dos anotaciones, con cinco hits, tres boletos y cuatro ponches.

Todo lo contrario para Oswalt.

En el cuarto, Inaba y Ogasawara conectaron sencillos y luego un error de Roberts en batazo de Kosuke Fukudome permitió una anotación. Elevado de Johjima remolcó otra. Siguió Akinori Iwamura con triple, Munenori Kawasaki con sencillo y doble de Hiroyuki Nakajima para colocar el juego 6-2.

Las esperanzas estadounidenses se calentaron en medio del frío clima en el octavo inning cuando luego de un out, el ex jugador de los Huracanes de Miami, Ryan Braun disparó doble, Brian McCann recibió boleto y Mark DeRosa conectó un doble impulsor de dos, y que combinado con un error del jardinero izquierdo le permitió avanzar hasta tercera.

Pero el relevista Takahiro Mahara ponchó al emergente Evan Longoria y retiró a Roberts con un roletazo al campocorto.

Algunos minutos más tarde y con tres anotaciones más de los eventuales ganadores se completaría el triunfo japonés y dejaría la escena preparada para el quinto enfrentamiento en este Clásico entre nipones y coreanos, que se encuentran igualados a dos.

Será el colofón perfecto para un torneo en el que fueron precisamente los asiáticos los que mejor béisbol desplegaron.

*Con los 43,630 aficionados que asistieron ayer al Dodger Stadium se completó un total de 746,562 en esta edición del Clásico, superando, a falta de un juego, los 737,112 que asistieron en el 2006.Con la numerosa comunidad asiática que vive en Los Angeles la cifra pudiera superar los 800,000 luego de la final del lunes.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios