Deportes

Punzada de doble dolor recibe el Heat

Dwyane Wade no pudo darle el triunfo a Miami.
Dwyane Wade no pudo darle el triunfo a Miami. Gaston de Cardenas

Los Hornets de Nueva Orleans derrotaron 93-87 al Heat de Miami (41-37) en un dramático encuentro que se decidió en tiempo extra y donde la defensa se impuso al ataque.

Por los Hornets, Chris Paul con 26 puntos, nueve rebotes y nueve asistencias fue el más destacado, seguido por Peja Stojakovic con 24 y David West con 20.

El escolta del Heat, Dwyane Wade, con 32 cartones fue la bujía que encendió al Heat en en otra noche mágica, en la que también brilló Michael Bealey con 25 unidades, pero el esfuerzo de ambos fue en vano.

El entrenador del Heat, Erik Spoelstra, volvió a poner ayer a Yakouba Diawara (4) por el delantero de poder Udonis Haslem, quien se encuentra lesionado y no actuará en lo que queda de la campaña regular, en detrimento de Beasley.

Spoelstra prefirió que el novato saliera desde el banco para liderar la segunda unidad. Una movida arriezgada teniendo en cuenta la enorme calidad que atesora.

Los otros abridores Mario Chalmers (con siete puntos), Jamario Moon (2), Jermaine O'Neal (2) estuvieron lejos de su nivel habitual.

Una vez más el Heat salió frío a la cancha y los Hornets, que se mostraban mucho más rápidos y guiados por Paul y West fueron poco a poco despegándose en el marcador para terminar con ventaja de 27-19 el primer parcial.

En el segundo Miami anotó apenas cuatro canastas (un triple) y dos tiros libres, y así Nueva Orleans amplió a 10 su ventaja. Al descanso el marcador reflejaba un pobre 40-30 a favor de los visitantes.

El tercer cuarto la dupla Wade-Beasley se echó el equipo al hombro y logró recortar a seis puntos la distancia que los separaba de sus rivales.

Con el marcador 54-48 a favor de los visitantes el quinteto de Miami intentó la heroica en el último período. Igualó por intermedio de Jamaal Magoire (4) y así terminó el tiempo regular con empate 79-79, después de un triple de Rasula Butler (7) sobre la bocina.

En el tiempo extra Nueva Orleans tomó el mando y Miami no pudo darle alcance.

Y este viernes visita Boston, que a su vez pugna con Orlando por el segundo puesto, por lo será un duro escollo para el quinteto de Miami.

  Comentarios