Deportes

Golfista argentino regresa a sus raíces

ANGEL CABRERA regresó a los greens de su natal 
Argentina luego del triunfo más grande de su carrera.
ANGEL CABRERA regresó a los greens de su natal Argentina luego del triunfo más grande de su carrera. Associated Press

Justo cuando acaba de conmocionar al golf por su triunfo en el Masters de Augusta, Angel Cabrera participará de hoy al domingo en un tradicional torneo que tiene como sede al club en el que de niño empezó como caddie hace tres décadas.

Cabrera, de 39 años y 18 en el ránking mundial, será uno de los 140 participantes del 78vo Abierto del Centro que se desarrollará en el Córdoba Golf Club, de Villa Allende, su pueblo natal rodeado de sierras a unos 750 kilómetros al noroeste de Buenos Aires.

Portador del prestigioso "saco verde'', distinción que entrega el Masters que se adjudicó el domingo, Cabrera le dio un impulso inusual a este torneo que ganó siete veces, las tres últimas en forma seguidas entre 2005-07. Si vuelve a triunfar será el más ganador del evento.

Uno de sus rivales a vencer será Estanislao Goya, campeón del Abierto del Centro de 2008 y que con apenas 20 años se convirtió en el argentino más joven en obtener un título del Tour europeo, al ganar en marzo pasado en Islas Madeira.

También figuran Andrés Romero (45 en el ránking mundial) y Daniel Vancsik, campeón de cuatro torneos del circuito europeo, así como Eduardo Romero, también oriundo de Villa Allende, campeón del US Open Senior 2008 y convertido en el mentor de Cabrera ya que lo apoyó económicamente en sus inicios para que pudiese competir.

"La presencia de Cabrera ha despertado un interés inusual'', dijo a la prensa el presidente del Córdoba Golf Club, Manuel Tagle.

Según ese dirigente, normalmente el torneo atrae a unas 3,000 personas en sus cuatro días de duración. "Pero ahora, con la fiebre que despertó Cabrera, esperamos a unas 8,000'', destacó Tagle.

Cabrera llegó el martes a Villa Allende y fue recibido con todos los honores, escoltado por carros de bomberos, vehículos particulares y al grito de "dale campeón, dale campeón'' de sus coterráneos.

  Comentarios