Deportes

Sexta caída al hilo sufren los Marlins

Qué lejos se ven ahora aquellas barridas a los Nacionales de Washington. Y qué cerca se están sintiendo, y sufriendo en el clubhouse de los Marlins de Florida, las derrotas recientes.

Y el domingo la desazón no se disipó y por el contrario, creció en el conjunto marino.

Los peces cayeron por sexta ocasión al hilo al perder 13-2 ante los Filis de Filadelfia, que completaron así la barrida de tres desafíos en el Dolphin Stadium, el domingo ante 17,177 aficionados.

El revés no sacó a los Marlins del primer lugar en el Este de la Nacional, pero aquella diferencia de cinco partidos de ventaja ahora se redujo a apenas 1.5 en medio de un letargo que incluyó dos decepcionantes derrotas que los peces dejaron escapar con la pizarra arriba en el noveno inning.

En esta ocasión, los Filis no dejaron ninguna sorpresa para el final. Sólo necesitaron armarse de paciencia y la fórmula les funcionó desde el mismo primer episodio.

Llamado para ocupar el puesto en la rotación del lesionado Andrew Miller, el novato Graham Taylor entregó cuatro boletos en el primer inning y terminó cediendo seis en 3.2 entradas, en las que permitió cuatro anotaciones para cargar con el revés en su debut como grandeligas.

"Obviamente no tiró strikes, pero cuando lo hizo no le pudieron conectar la pelota con fuerza y eso es una buena señal'', dijo el mánager Fredi González.

No ayudó tampoco a los peces el hecho de tener al frente a su némesis, Jamie Moyer, quien llegó al encuentro con foja de por vida de 11-1 ante la novena floridana.

El veterano de 46 años laboró seis entradas en las que permitió apenas una rayita con siete hits y ponchó a seis para completar un muy positivo fin de semana para los Filis, que llegaron a Miami con foja negativa y abandonan la ciudad en el segundo lugar de su división.

"Una jornada típica de Moyer. Lo amenazamos más esta vez, pero logró salir de todos los apuros. No es de gratis que tenga ya 25 años en las Grandes Ligas'', apuntó González.

Fue una tarde en la que nada funcionó para los peces. El bateo continuó estancado --ha producido apenas 15 carreras en los últimos seis encuentros para un promedio de 2.5 por desafío--, el pitcheo se hizo añicos y la defensiva estuvo gris.

Shane Victorino empujó cuatro por Filadelfia, que en el séptimo y octavo envió a toda su alineación al plato en cada inning para destrozar cualquier esperanza de los peces y de los aficionados que terminaron abucheando a su propio equipo.

Los Marlins viajan ahora para Nueva York para enfrentar a los Mets. Y más allá de la histórica cita -será su primera visita al Citi Field- lo único que les interesa ahora es lograr un triunfo.

  Comentarios