Deportes

La consistencia evade a los Marlins

Picos y valles, altos y bajos. Dan Uggla no encuentra otros ejemplos para describir la temporada de los Marlins de la Florida que se ha visto salpicada de cadenas de triunfos y rachas de fracasos.

Ni ellos mismos saben qué tipo de equipo emergerá cuando la campaña llegue a su justo medio -simbólico- antes del Juego de las Estrellas, cuando se deslindan los competidores de aquellos que sólo tienen como meta cumplir el calendario.

"Nos gustaría ver más consistencia de parte de todos'', expresó Uggla, quien antes del encuentro de anoche ante los Dodgers era dueño del peor promedio individual del conjunto con .182. "Quiero creer que nuestro mejor béisbol está por venir''.

Tal vez Uggla tenga razón, pero por el momento los peces no han hecho gala de la consistencia que los mantuvo en la pelea por un cupo a los playoffs casi hasta el final de la campaña pasada.

De hecho, los Marlins son el segundo peor equipo a la ofensiva de la Liga Nacional, se ubican décimos en el pitcheo y oncenos en el departamento defensivo, lo cual pone en entredicho la filosofía de que estos últimos dos renglones impulsarían las velas de la franquicia.

"No hemos bateado ni con oportunidad ni con fluidez y esto ha puesto presión en nuestros lanzadores'', indicó Jeremy Hermida. "Nos cuesta trabajo fabricar carreras y por eso el margen de error de los pitchers se limita casi a cero''.

Para muchos, esto es un signo que identifica a un equipo joven, incapaz de mantener un momento positivo y extenderlo, pero otros consideran que es parte de la naturaleza del béisbol.

Otros argumentan que la División Este se encuentra en un estado debilidad y que ni los campeones Filis de Filadelfia, ni los Bravos de Atlanta y los Mets de Nueva York han jugado con consistencia.

"Todavía estamos en los meses iniciales del año y a una distancia alcanzable de los líderes'', manifestó Cody Ross. "Este club tiene mucho espacio para mejorar y a medida que avance la temporada se verá de qué estamos hechos. Pero esta falta de sistematicidad tiene que acabar, de lo contrario nuestras ilusiones se vendrán abajo''.

* Los peces sacrificaron parte de su defensa para fortalecer su pitcheo al enviar al jardinero derecho Brett Carroll a Triple A para hacerle un espacio al zurdo Andrew Miller.

Carroll se había convertido en un recurso habitual del equipo para defender la pradura después de la séptima u octava entrada en sustitución de Hermida, un hombre menos confiable con el guante.

  Comentarios