Deportes

Al fin despierta la ofensiva de los Marlins y vencen en gran forma a los Dodgers

EL BATEADOR de los Marlins de Florida, John Baker, conecta la pelota en el triunfo de su equipo sobre los Dodgers de Los Angeles, la noche sabatina del 16 de mayo del 2009 en el Land Shark Stadium, en Miami.
EL BATEADOR de los Marlins de Florida, John Baker, conecta la pelota en el triunfo de su equipo sobre los Dodgers de Los Angeles, la noche sabatina del 16 de mayo del 2009 en el Land Shark Stadium, en Miami. AP

El terreno del estadio parecía cubierto de plata, pero a los Marlins de Florida el triunfo tuvo color de oro. Un sólo swing de John Baker bastó para despertar la ofensiva y sacar a los floridanos, al menos de manera momentánea, de la miseria deportiva en que parecían ahogarse en estos últimos días.

El receptor de los peces pegó un largo cuadrangular con uno a bordo en el quinto episodio para que su equipo derrotara anoche 6-3 a los Dodgers de Los Angeles y parara en seco una caída libre de cinco fracasos al hilo.

Minutos antes del inicio del choque, los Marlins habían repartido miles de pom-poms plateados -del tipo que usan las cheerleaders en sus actuaciones- a los 25,323 aficionados que acudieron al Land Shark Stadium para animar al equipo, pero a medida que avanzó el juego fueron cayendo hacia el terreno, tiñéndolo de un color plateado y brillante.

Tal vez un signo de luz en la oscuridad. "Me parece que este es el último día de pompoms en el estadio'', bromeó Miller.

Por su parte, el mánager Fredi González le vio un lado menos humorístico.

"Si hace falta pompoms para ganar, pues no me molestan'', afirmó el dirigente cubano. "Baker estuvo muy bien y Miller está saludable. Ojalá podamos usar este triunfo como trampolín para tiempos mejores''.

Más allá del triunfo en lo colectivo, el batazo de Baker le regaló una cruz en el casillero de las victorias a Andrew Miller, quien había salido oficialmente ayer de la lista de jugadores inhabilitados.

El zurdo no lanzaba en un montículo de las Mayores desde el 20 de abril, cuando tuvo que abandonar una actuación frente a los Piratas de Pittsburgh a causa de molestias en la parte izquierda del torax.

Sin dudas, este inicio de temporada no había sido nada alentador para Miller, quien perdió el cuarto puesto en la rotación a manos de Aníbal Sánchez, quedó relegado al bullpen los primeros días y en 9.1 entradas de actuación en dos salidas admitió ocho carreras.

Miller no estuvo hermético ni mucho menos al permitir dos carreras y meterse en complicaciones en cada una de las cinco entradas de su faena, pero al menos impidió que una de las principales ofensivas del momento hiciera un daño de consideración.

Los peces necesitan que Miller mejore de actuación en actuación ahora que el venezolano Sánchez se encuentra en la lista de inhabilitados y Ricky Nolasco ha evidenciado no estar en su mejor momento.

John Koronka y Graham Taylor, reemplazos temporales utilizados por el equipo en la rotación por Miller y Sánchez, se han combinado para una marca de 1-8 y una efectividad de 6.75. "Me habría gustado lanzar hasta la séptima, pero entiendo que el equipo me quiera cuidar'', explicó el zurdo. "Todos me ayudaron con una buena ofensiva y una defensa de primer nivel''.

Los Dodgers fabricaron su primera anotación en el inning inicial por sacrificio de Orlando Hudson y sumaron otra más en el segundo cuando Juan Pierre aprovechó un roletazo de Rafael Furcal para colarse en el plato.

Los angelinos facturarían una más en el séptimo con otro elevado de sacrificio de Hudson.

Por su parte, los peces descontaron una rayita en el inning dos con un biangular de Cody Ross y en el tercero parecían poner el juego a salvo, después de que Hanley Ramírez pisara la goma por carrera forzada.

El abridor de los Dodgers, Eric Milton, llenó las bases y le regaló cuatro bolas malas a Dan Uggla, pero ponchó al siguiente bateador, Jeremy Hermida y puso fin a la amenaza.

Un error de Furcal en el octavo abriría el camino para dos carreras más de los peces.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios